Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Políticas de Cookies y que estás de acuerdo con su uso.
Aceptar.
Saltar al contenido
Luces de una refinería iluminada por la noche y un operario mirando

Referentes del sector

Contamos con uno de los sistemas de refino más eficientes de Europa, lo que nos permite generar productos de mayor valor y menor intensidad en carbono.
  • Icono refinería

    6 refinerías

    cinco de ellas están interconectadas y operan como si fuese una sola durante las 24 horas los 365 días del año.
  • Icono refinería

    Ventaja logística

    Salida a los dos puntos de distribución europeos más importantes: el océano Atlántico y el mar Mediterráneo.
  • Icono barril

    + 1 millón

    de barriles al día es la capacidad de refino de nuestros complejos industriales.

¿Cómo es el proceso de refino?

Mediante procesos físicos y químicos, transformamos el crudo y otras materias primas en productos de mayor calidad y valor añadido para su comercialización.


Desde el mar o a través de oleoductos llega a nuestros Complejos Industriales el crudo obtenido en distintos pozos alrededor del mundo. Tras su recepción, son analizados y enviados a distintas zonas de la refinería para su procesamiento. 

La primera etapa de procesamiento del crudo consiste en una separación física de los hidrocarburos presentes en el petróleo, en función de sus puntos de ebullición. Para ello se introduce en una columna de destilación donde se aplican temperaturas elevadas. Los componentes más ligeros, como los gases, se concentran en la parte más alta de la columna, mientras que los más pesados, como los lubricantes o el betún, quedan en la parte inferior. Aunque lo más común es pensar en la gasolina o diésel, esto no es lo único que podemos obtener de un barril. Neumáticos, asfaltos, plásticos, envases y un largo etcétera tienen como denominador común que provienen de barriles de petróleo.