Nuestra política de transparencia fiscal

Somos responsables y transparentes en materia fiscal

Nuestra política fiscal no permite la utilización de estructuras de carácter opaco o artificioso que supongan la ocultación o reducción de la transparencia de sus actividades. Por ello, el grupo Repsol se compromete a no tener presencia en paraísos fiscales y, en caso de tenerla, a ser transparente en sus actividades.

La presencia de Repsol en estos territorios no obedece a un propósito de limitar la transparencia de sus actividades o de aplicar prácticas ilícitas o indeseables, sino que responde a motivos legítimos de negocio y se acomoda a estándares habituales en el sector.

 

¿Qué son para Repsol los "paraísos fiscales"?

La definición de paraíso fiscal o jurisdicción no cooperativa no es pacífica. Numerosos legisladores hacen un esfuerzo por mantener listas de territorios que, bien por permitir la elusión de impuestos o bien por facilitar la opacidad de las inversiones, se califican como “paraísos fiscales”. Nuestra compañía considera “paraísos fiscales” a aquellos territorios calificados como tales por la normativa de España y de la Unión Europea y el criterio de la OCDE.

A su vez, algunas organizaciones no gubernamentales, preocupadas con las prácticas empresariales responsables, elaboran también sus propias listas de paraísos fiscales con criterios y objetivos dispares. En Repsol, hemos seleccionado alguno de estos listados, por su proyección pública o representatividad, y a los países allí incluidos los hemos denominado “territorios controvertidos”.

Una barca navega por un río.

Paraísos Fiscales y Territorios Controvertidos

En un ejercicio de transparencia reforzada, hacemos pública información relevante sobre la actividad que desarrollamos en jurisdicciones no cooperativas y en “otros territorios controvertidos”. La presencia de Repsol en estos territorios es irrelevante (ingresos inferiores al 0,01% de la cifra de negocios del Grupo) y no obedece a una finalidad de ocultar o reducir la transparencia de sus actividades.

El Grupo Repsol solo tiene presencia activa en una jurisdicción no cooperativa: Trinidad y Tobago, donde desarrollamos actividades de E&P.

Participamos en el debate social y político sobre la equidad y la transparencia de los sistemas tributarios y la contribución fiscal de las empresas, y mantenemos un dialogo activo con gobiernos, organismos internacionales como la ONU y la OCDE, y organizaciones no gubernamentales de referencia en este ámbito como Intermon Oxfam, la Fundación Compromiso y Transparencia y el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa en España.

Actuamos de manera responsable

El Código de Ética y Conducta de Repsol, aprobado por el Consejo de Administración de Repsol, S.A., regula más allá de lo legalmente exigido nuestro modelo de comportamiento en todas nuestras actividades y operaciones.

En el marco de esta cultura de cumplimiento, tenemos tolerancia cero a la comisión de delitos y la obligación de prevenir o mitigar los riesgos penales a los que se enfrenta la Compañía. Entre los mismos, se encuentran, la prohibición de soborno a funcionarios, incluyendo cualquier pago inapropiado a entidades gubernamentales como en el sector privado, el blanqueo de capitales o la participación en prácticas inadecuadas que puedan limitar la libre competencia.

Contamos, además, con mecanismos propios para prevenir la corrupción como nuestra Política anticorrupción, nuestro Modelo de Prevención de Delitos o nuestro Sistema de Control Interno sobre la Información Financiera.

Ética y transparencia >

Una compañía íntegra y transparente en materia fiscal

Apostamos por la aplicación de las mejores prácticas fiscales internacionales, la transparencia, la responsabilidad y la gestión eficiente para cumplir con nuestras obligaciones tributarias, al mismo tiempo que creamos valor para el accionista.