Saltar al contenido

Comunidades y valor compartido

Evaluación y gestión de impactos

Vista parcial de un pozo petrolífero

Debida diligencia: Evaluamos los impactos de nuestras actividades

Nuestro objetivo es minimizar los impactos negativos y maximizar los impactos positivos que se generan como resultado de nuestra actividad. Para ello, trabajamos para conocer el contexto y las particularidades sociales, económicas y culturales de los lugares donde tenemos presencia e identificar los impactos de nuestras operaciones.
Por la naturaleza de nuestras operaciones y por nuestra presencia en numerosos países somos conscientes de que nuestras actividades afectan a un gran número de poblaciones muy distintas y de muy diferente manera. Para afrontar este reto contamos con un conjunto de procesos y actividades encaminados a prevenir y mitigar los impactos y maximizar las oportunidades sociales en las comunidades en las que estamos presentes.
  • ¿Cómo lo hacemos?

Realizamos estudios de impacto social, ambiental y sobre la salud (ESHIA)

Pozo petrolífero y caballos en un campo

Lo primero que hacemos es un estudio de línea de base ambiental y un estudio de línea de base social, previos al comienzo de nuestras operaciones. El estudio de línea de base social nos ayuda a conocer y analizar el contexto y las particularidades sociales, económicas y culturales del lugar.

De la misma manera, y en colaboración con las autoridades públicas locales y las organizaciones sociales, identificamos los grupos de interés para conocer sus expectativas, necesidades, preocupaciones y aspiraciones. Entre estos grupos de interés se encuentran nuestros vecinos, las autoridades y asociaciones locales, nuestros clientes y proveedores, además de todos aquellos que son titulares legítimos de derechos en los que podamos impactar.

Partiendo del conocimiento del contexto, realizamos estudios de impacto social, ambiental y sobre la salud (ESHIA). Estos estudios aseguran que todos los potenciales impactos sean identificados, tan pronto como sea posible, en el ciclo de vida del proyecto, y que se tengan en cuenta para el diseño del mismo con el fin de prevenir y mitigar sus efectos. Se tienen en cuenta tanto los impactos propios como los que puedan derivar de nuestras relaciones comerciales, incluidos los Extractive Business Partners. Los impactos sociales incluyen los impactos en los derechos humanos.

Desarrollamos una metodología de evaluación de impacto social

Desde 2011 contamos con una norma interna de evaluación de impactos ambientales, sociales y de la salud, de aplicación mundial, que incorpora en este proceso de evaluación los derechos humanos.

El alcance de esta norma incluye los derechos humanos enunciados en la Carta Internacional de Derechos Humanos (1948) y los principios relativos a los derechos establecidos en la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo Relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo y los ocho Convenios Fundamentales que los desarrollan.

En 2014 desarrollamos una metodología propia de evaluación de impactos en derechos humanos. Se trata de una guía interna de apoyo a las unidades que llevan a cabo evaluaciones de impacto en derechos humanos como parte del proceso de evaluación de impactos.

A continuación, las diferentes fases de la metodología.

Gráfico Fases de la metodología en la gestión de impactos

Diseñamos soluciones ante posibles impactos

Sala de control de una refinería con operarios

Dada la naturaleza de nuestras operaciones y por nuestra presencia en numerosos países somos conscientes de que nuestros impactos son variados.

Nuestros posibles impactos pueden generarse fundamentalmente en refinerías y complejos químicos o en nuestras operaciones de exploración y producción. En base a cada contexto y realidad local, a través de un diálogo constante, participativo y proactivo, buscamos las soluciones apropiadas en cada caso, cooperando activamente para reparar el daño causado por nuestra actividad o nuestros socios y contratistas, entre los que promovemos el conocimiento y cumplimiento de nuestros compromisos. Una vez identificados los impactos, se comparten de forma transparente con la comunidad local mediante un diálogo constructivo y accesible a todos.

Gestión de impactos | pdf | 201 KB >

Una mujer cubierta con un manto rojo en La Guajira

Ejemplo de debida diligencia en derechos humanos

Evaluación de impactos en derechos humanos en la Guajira

Con un enfoque participativo y de respeto a las culturas autóctonas, la metodología de Repsol fue presentada previamente a las autoridades tradicionales (etnia Wayuu). Las entrevistas se realizaron asegurando la diversidad, con el objetivo de garantizar la participación activa de las comunidades.

La transparencia y accesibilidad de información veraz es clave para mantener una relación de confianza con nuestras comunidades. Por tanto, los resultados del estudio fueron compartidos con éstas en reuniones multitudinarias en el idioma local (wayunikki) para garantizar a todos el acceso a una información veraz. Se identificaron aspectos relacionados con la territorialidad, pérdida de identidad propia de los jóvenes, derechos laborales, económicos, de la mujer y medioambientales. Sin embargo, el impacto más relevante identificado fue la protección de los espacios sagrados y el impacto cultural sin posible medida de mitigación, y por tanto la decisión de la compañía ha sido no continuar las operaciones en este bloque, siendo consecuentes con nuestra Política de reconocimiento y respeto de la diversidad cultural de las comunidades.

Este caso ha sido presentado en 2019 en el Parlamento Europeo en Bruselas en el evento privado “Empresas y Debida Diligencia en América Latina".

Uso de tierras y reasentamiento

Reconocemos y respetamos los derechos de los pueblos y los titulares legítimos sobre sus tierras y los recursos naturales y ponemos los medios para que se protejan, especialmente en caso de aquellos más vulnerables.

Conforme a este compromiso y a los requerimientos incluidos en nuestro marco normativo, previo al inicio de toda actividad se consideran diseños alternativos viables que minimicen la adquisición de tierras y las restricciones sobre el uso del suelo y subsuelo, para evitar reasentamientos e impactos adversos sobre las comunidades y las personas que usan dichas tierras.

Una vez seleccionada la ubicación, identificamos a los propietarios y usuarios de las tierras con ayuda de los mecanismos oficiales existentes en cada ubicación. Adicionalmente y con el objeto de preservar los derechos de los más vulnerables, realizamos una búsqueda activa de otros potenciales titulares legítimos de los derechos, como las comunidades indígenas usuarias de una tierra o de un determinado recurso. En Canadá tenemos un buen ejemplo de cómo llevamos a cabo esta identificación.

Si el reasentamiento es inevitable y antes de continuar con el proyecto se tomarán las siguientes medidas de evaluación y compensación:

  • Asegurar que las administraciones públicas han cumplido o garantizado el cumplimiento de las directrices fijadas en su ordenamiento jurídico. 
  • Efectuar los reasentamientos y la adquisición o uso de tierras a través de acuerdos negociados mediante consulta y participación de las personas o comunidades, aun cuando se tienen los medios legales para adquirir la tierra sin el consentimiento de la comunidad. Para ello, se informa previamente a los propietarios o usuarios sobre las actividades a llevar a cabo, el cálculo y forma de pago de las compensaciones y se les solicita permiso formal para el uso de sus tierras.
  • Evitar el desalojo forzoso. 
  • Planificar las actividades propias del reasentamiento, incluyendo el restablecimiento de medios de subsistencia para compensar a las personas o comunidades afectadas, en caso de que la adquisición de tierras o las restricciones sobre su uso supongan la pérdida de bienes o de medios de subsistencia, independientemente de que se desplace físicamente o no a las personas afectadas. 
  • Contar con un proceso formal para la constitución de servidumbres de paso o Derecho de Vía y mantener registro de los mismos.
Paisaje de tierras griegas

Ejemplo de gestión de permisos para el uso de tierras en Grecia

Identificación de propietarios, autorización de acceso y gestión de compensaciones para una campaña sísmica

Las campañas de Geofísica requieren la utilización de grandes superficies de tierra durante períodos cortos de tiempo, por lo que suponen un reto para nuestros Equipos de Gestión de Permisos. Entre 2018 y 2019, Repsol llevó a cabo una campaña de adquisición sísmica 2D a lo largo de 400 km lineales en la región de EPYRUS, Grecia. Estas fueron las fases de la gestión del uso temporal de tierras en el área objeto de estudio:

1. Caracterización de tierras e identificación de más de 1400 propietarios.

2. Gestión de permisos previa al acceso a las tierras: Se contactó con cada uno de los propietarios para explicar la naturaleza y fechas de los trabajos, así como el cálculo y pago de compensaciones. Los propietarios que estaban de acuerdo, firmaron una Carta de Intervención para otorgar permiso formal para el uso temporal de sus tierras.

3. Evaluación de posibles daños y cálculo de compensaciones en base a las tasas de la Administración Griega. Para evitar pagos en efectivo, el importe se transfirió a los propietarios, a través de un contratista local, una vez firmada la Carta de Aceptación.

Identificación y gestión de riesgos en derechos humanos

Disponemos de una organización, procedimientos y sistemas que nos permiten gestionar de forma razonable estos riesgos a los que estamos expuestos, siendo un elemento integral de los procesos de toma de decisión de la compañía, tanto en el ámbito de los órganos de gobierno corporativos como en la gestión de los negocios.

Los riesgos sobre los derechos humanos se integran en la gestión corporativa como parte del Sistema de Gestión Integrada de Riesgos (SGIR), tanto en la gestión de riesgos estratégicos (de reputación e imagen) como operacionales (código de ética y conducta).

Dentro de los riesgos operacionales, se analizan y gestionan los riesgos que afectan al Código de Ética y Conducta de Repsol que también pueden afectar a los derechos humanos.

Por otro lado, dentro de los riesgos estratégicos, los riesgos sobre los derechos humanos se incluyen dentro de los riesgos de imagen y reputación, que se pueden ver comprometidas en caso de incumplimiento del compromiso de respetar los derechos humanos recogido en el Código de Ética y Conducta de Repsol, así como en la Política de Derechos Humanos y Relación con Comunidades, o bien que individuos o grupos ajenos a Repsol lograran extender la opinión, no necesariamente fundada, de incumplimiento del Grupo de su compromiso de respetar los derechos humanos.

Personas bolivianas reunidas bajo una carpa

Ejemplo de difusión de nuestra política en Bolivia

Nuestra Política de Derechos Humanos y de Relación con las Comunidades se actualizó en 2019. Para asegurar su adecuada difusión en la Unidad de Negocio Bolivia, se realizó una campaña de sensibilización para nuestros empleados y contratistas, comunidades cercanas a nuestras operaciones, socios e instituciones de la sociedad civil. 

Esta política forma parte del proceso de formación para el ingreso a campo en los activos operados por Repsol, pero esta actualización se aprovechó para profundizar en su conocimiento y aplicación con el objeto de continuar integrando los compromisos de esta Política en nuestro día a día y el de nuestros contratistas. Adicionalmente, se reforzó el conocimiento de nuestro Mecanismo de Reclamación a nivel operacional, implantado en 2011, que garantiza que los reclamos, quejas y no conformidades sean tratados apropiadamente.

Además de acciones de comunicación mediante trípticos y cartelería, se realizaron 32 sesiones de formación donde se capacitaron a 703 personas, incluyendo el 100% de empleados, nuestros contratistas y las comunidades cercanas a nuestras operaciones de Caipipendi y Mamoré.