Saltar al contenido

Noticias Asfaltos

Los betunes mejorados con caucho de Repsol, contribuyen activamente a la mejora del medioambiente y al aumento de la calidad y seguridad de nuestras carreteras

Detalle de un neumático
Ruedas sobre la hierba
El pasado mes de octubre saltaba la noticia del gran problema medioambiental existente en Seseña (Toledo) con la acumulación en un vertedero de miles de toneladas de neumáticos fuera de uso. Las siguientes fotos son significativas:
 
En España dejan de rodar una media de más de 10 millones de neumáticos al año, que equivalen  aproximadamente a unas 300.000 toneladas.
 
La Legislación en España a partir del Real Decreto 1619/2005 sobre la gestión de los neumáticos fuera de uso y al amparo de la Ley 10/1998 de residuos, se proyecta el Plan Nacional de Neumáticos Fuera de Uso con la finalidad de reutilizar, reciclar y valorizar un residuo evitando en la medida de lo posible el depósito final en vertedero al ser la opción menos satisfactoria.
 
El Plan Nacional de Neumáticos Fuera de Uso señala a la obra pública como instrumento de reciclado del polvo de caucho procedente de NFU, como material constituyente de algunos  ligantes empleados en la fabricación de mezclas bituminosas, siempre que sea técnica y económicamente posible. Por ello desde Repsol Asfaltos, se desarrolló una amplia gama de betunes con PNFU recogidos en la O.C. 21/2007 (detallada y ampliada con O.C. 21 bis/2009) que ayudan a satisfacer esta necesidad.
Dichos betunes (conocidos como asfaltos verdes) son desarrollados con una tecnología propia y que básicamente consiste en mezclar el betún base y el polvo de neumático en unas condiciones tales que permitan conseguir una completa dispersión del polvo de neumático en el betún, dispersión que además, tiene que ser estable.
 
Las mezclas asfálticas para firmes de carreteras fabricadas con nuestros betunes caucho permiten obtener ventajas técnicas como son: un menor impacto acústico al reducir los niveles de ruido durante la rodadura de los vehículos y una mejor adherencia. Contribuyen además a solucionar el importante problema medioambiental de la acumulación de los neumáticos fuera de uso en vertederos: reutilización de más de 10.000 toneladas de neumáticos anualmente, lo que contribuye a minimizar este pasivo medioambiental.
 
En definitiva con estos betunes se consiguen mezclas asfálticas más eficientes y responsables con el medio ambiente, y satisfacer de esa manera las necesidades de la sociedad.