Saltar al contenido
Imagen de dos montañas reflejadas

Mejoramos la gestión de residuos a lo largo de todo el ciclo de vida de nuestros procesos y trabajamos en el desarrollo de la estrategia de nuestra Compañía en Economía Circular. Este nuevo modelo económico de producción y consumo convierte los residuos en nuevos recursos, frente a la tradicional economía lineal basada en extraer, fabricar y desechar.
Uno de nuestros principales retos es alcanzar la meta ‘cero residuos’ a vertedero. El uso de vertederos supone una pérdida de materiales y energía, además de las repercusiones que esto tiene en el suelo, en las aguas superficiales y subterráneas y en la generación de gases de efecto invernadero.
‘En Repsol trabajamos para reducir la generación de residuos y promover su reutilización y reciclado’.

Actuamos para alcanzar la meta ‘cero residuos’

Grafico en forma de pirámide de la gestión de residuos

Nos comprometemos a minimizar nuestro impacto en el medio ambiente con distintas acciones:

1. Reducir la peligrosidad, reduciendo el volumen de residuos considerados como peligrosos, minimizando impactos en su gestión y aumentando la seguridad para el medio ambiente y las personas.

2. Respetar la jerarquía de residuos que establece la Directiva de Residuos. Minimizamos la producción de residuos, fomentamos la reutilización y el reciclaje frente a la valorización, y a su vez priorizamos esta frente al vertedero. Los principales beneficios de evitar el vertedero son:

  • Ambientales, sociales y estratégicos, gracias a la reducción de la huella ambiental de nuestra Compañía mediante la optimización de procesos a lo largo de toda la cadena de valor.
  • Económicos, en gestión externa y en fiscalidad.

3. Elaborar un mapa extendido de residuos que, junto con los indicadores asociados, nos sirve para medir nuestro desempeño en gestión de residuos año a año, con un enfoque de mejora continua.

En el mapa clasificamos los residuos por unidad de negocio o área, tipo, ocurrencia (ordinarios / extraordinarios) y por su procedencia: los residuos que generamos pueden proceder de actividades productivas, de operaciones de mantenimiento u operaciones especiales o pueden ser derivados de las remediaciones de suelos, de las operaciones de perforación o generados en la construcción o desmantelamiento de instalaciones.

También los clasificamos como peligrosos y no peligrosos en función de ciertas características como la toxicidad o la inflamabilidad y adoptamos medidas destinadas a su gestión interna fijándonos en cada una de las fases de nuestro trabajo: priorizamos la minimización en la generación de residuos y reducimos su disposición en vertedero mediante la reutilización y el reciclado,según la jerarquía establecida en las mejores prácticas de residuos.

4. Establecer varias líneas de trabajo, asociadas al paquete de medidas de Economía Circular definido por la Comisión Europea. Nuestras líneas de trabajo son:

  • Mejorar la gestión de residuos a través de la transformación de residuos internos en materias primas y/o productos secundarios para nuestros procesos o para los de terceros.
  • Promocionar el reciclaje y la reutilización mediante proyectos como el reciclaje de envases lubricantes o valorización del aceite procedente de la pirólisis de los plásticos no reciclables mecánicamente.
  • Aplicar nuevas tecnologías que desarrollen nuevos materiales que contribuirán a reducir el uso de recursos y la generación de residuos.
  • Usar materias primas renovables y biodegradables.
  • Analizar oportunidades, retos y nuevos modelos de negocio, así como el potencial de tratamiento de residuos externos.
  • Ecodiseño de nuevos productos para aumentar su rendimiento ambiental.
Gráfico sobre la gestión de residuos