Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Políticas de Cookies y que estás de acuerdo con su uso.
Aceptar.
Saltar al contenido
Propone aumentar la retribución al accionista

Repsol alcanza un beneficio neto de 1.133 millones de euros en el primer semestre

  • El beneficio neto de la compañía alcanzó los 1.133 millones de euros en el primer semestre, frente a los 1.546 millones del mismo periodo del ejercicio anterior, en el que se incluyó la plusvalía de 344 millones de euros proveniente de la venta de su participación en Naturgy.
  • El beneficio neto ajustado, que mide específicamente el comportamiento de los negocios, fue de 1.115 millones de euros, en línea con los 1.132 millones de los primeros seis meses del ejercicio 2018.
  • Estos sólidos resultados se consiguieron en un contexto de precios más bajos del crudo, caída de los márgenes internacionales de refino y con la suspensión de la producción en Libia durante, prácticamente, la mitad del semestre.
  • La firmeza de los resultados y la capacidad de generación de caja han motivado la decisión del Consejo de Administración de proponer a la próxima Junta General una mejora de la retribución a los accionistas a través de la amortización de un 5% del capital social.
  • El negocio de Upstream obtuvo un resultado de 646 millones de euros, similar al del primer semestre de 2018, en un periodo en el que la compañía realizó el mayor descubrimiento en tierra registrado en 2019 e inició la producción del proyecto Buckskin, en el Golfo de México estadounidense.
  • El resultado de Downstream alcanzó los 715 millones de euros, frente a los 762 millones del mismo periodo de 2018. El negocio comercial continuó impulsando su actividad innovadora e inauguró el primer punto de recarga ultra-rápida de la Península. Además, incorporó a su cartera tres proyectos renovables en desarrollo con una capacidad total de 800 MW.
PDF 307 KB Descargar documento
1.115 millones de euros

De beneficio neto ajustado

5% Amortización capital social

Mayor retribución para el accionista

800 MW de capacidad total

Tres nuevos proyectos renovables en desarrollo

resultado neto ajustado

Repsol alcanzó un beneficio neto de 1.133 millones de euros en los seis primeros meses de 2019, frente a los 1.546 millones que obtuvo en el primer semestre del ejercicio anterior, periodo en el que registró una plusvalía de 344 millones de euros, tras cerrar en mayo de 2018 la venta de su participación en Naturgy (anteriormente, Gas Natural SDG, S.A.).

El beneficio neto ajustado, que mide específicamente la marcha de los negocios, ya que excluye el efecto contable del valor de los inventarios y los resultados específicos, se situó en 1.115 millones de euros, en línea con los 1.132 millones del periodo equivalente de 2018.

Los resultados del primer semestre se han obtenido en un contexto de precios de las materias primas inferiores a los registrados entre enero y junio de 2018, con márgenes internacionales de refino extraordinariamente bajos y con la producción de Libia suspendida durante, prácticamente, la mitad del semestre, lo que muestra la capacidad de resiliencia y creación de valor ante cualquier escenario.

En relación con las materias primas de referencia internacional, el crudo Brent cotizó a un precio medio de 66 dólares por barril, un 7% inferior al de los primeros seis meses de 2018, mientras que el del WTI fue un 12% más bajo, con una media final en el periodo de 57,4 dólares por barril.

Con este entorno internacional de precios, el área de Upstream (Exploración y Producción) logró un resultado de 646 millones de euros, muy similar a los 647 millones del ejercicio anterior, lo que refleja la eficacia de las medidas de eficiencia implementadas por la compañía. Como hitos más relevantes del periodo en este negocio, hay que señalar el descubrimiento Sakakemang, en Indonesia, considerado el mayor hallazgo en tierra del mundo en lo que llevamos de año, y la puesta en producción de Buckskin, en el Golfo de México estadounidense.

El área de Downstream (Refino, Química, Movilidad, Lubricantes, GLP, Trading, Mayorista de Gas, y Repsol Electricidad y Gas) obtuvo un resultado de 715 millones de euros, con un mejor comportamiento de los negocios de Química, Trading y Repsol Perú.

En línea con su vocación innovadora, la compañía inauguró en abril el primer punto de recarga ultra-rápida de vehículos eléctricos de la Península Ibérica y siguió desarrollando nuevos productos y servicios. Además, Repsol continuó aumentando su cartera de clientes de electricidad y gas, y el 1 de julio anunció la incorporación a su portafolio de activos de generación de bajas emisiones tres nuevos proyectos renovables en desarrollo, que suman una capacidad total aproximada de 800 MW.

Repsol está comprometida en la lucha contra el cambio climático y para ello apuesta por una transición energética eficiente y sostenible. La compañía está dando pasos importantes para ser un actor clave en esa transición, evolucionando sus negocios tradicionales, reduciendo sus emisiones y creciendo como operador multienergía.

Por otro lado, el 3 de julio la compañía anunció el lanzamiento, a través de su Fundación, de un fondo de inversión de impacto social, dotado con 50 millones de euros, que se destinará a la inversión y desarrollo de una cartera de empresas sociales económicamente sostenibles enfocadas a la transición energética e inclusión de colectivos vulnerables en España. El objetivo es entrar en una fase inicial del desarrollo de estas empresas y ayudarlas a crecer y a ser rentables aprovechando el apoyo y las fortalezas de Repsol.

Mayor retribución para el accionista: amortización del 5% del capital social

La solidez de los resultados y la fortaleza de la caja libre mostrados por la compañía han motivado la decisión de mejorar la retribución a los accionistas. En este sentido, el Consejo de Administración propondrá a la próxima Junta General de Accionistas amortizar un 5% del capital social, lo que se añadirá a las amortizaciones realizadas con motivo de los diferentes scrip dividend.

La mayor capacidad de generación de caja mostrada por la compañía se deriva de la eficaz gestión de sus activos en el actual escenario de precios, lo que basa la decisión de realizar la recompra y amortización de acciones para una mayor retribución a sus accionistas.

Esta decisión se suma a la mejora del dividendo que, con un incremento anualizado del 8% respecto a 2017, alcanzará 1 euro por acción en 2020, bajo la fórmula del scrip dividend y la recompra correspondiente para evitar cualquier dilución.

Upstream: eficiencia en la gestión y gran descubrimiento en Indonesia

El área de Upstream obtuvo un resultado neto ajustado de 646 millones de euros, en línea con los 647 millones del periodo equivalente de 2018. El negocio tuvo un desempeño positivo gracias a la gestión realizada y al éxito de los programas de eficiencia y digitalización, en un contexto de precios inferiores a los de los seis primeros meses del ejercicio anterior.

La producción media entre enero y junio se situó en 697.200 barriles equivalentes de petróleo diarios (bep/d), frente a los 724.100 bep/d del mismo periodo del año anterior, debido principalmente al cese temporal de la actividad en Libia hasta el 4 de marzo, a las actividades de mantenimiento en Trinidad y Tobago, la desinversión en Midcontinent (Estados Unidos) y la expiración de la licencia Jambi Merang (Indonesia).

Durante el semestre la compañía conectó nuevos pozos en Marcellus (Estados Unidos), Duvernay (Canadá) y Akacias (Colombia), adquirió una participación en Mikkel (Noruega) e instaló la plataforma Angelin (Trinidad y Tobago).

Además, Repsol inició la producción de petróleo en Buckskin, un importante yacimiento situado en el Golfo de México estadounidense, meses antes de lo previsto y con una reducción de costes de más del 40% respecto al proyecto original. En su fase inicial, el proyecto alcanzará un volumen total de 30.000 barriles de petróleo al día.

En cuanto a la actividad exploratoria, Repsol ha realizado 16 pozos durante los primeros seis meses del año, de los que nueve han tenido resultado positivo y dos se encuentran todavía en evaluación.

El más destacado del periodo se llevó a cabo en el bloque Sakakemang, en Indonesia, donde Repsol realizó el mayor descubrimiento en tierra del mundo de lo que llevamos de año. El pozo es también el hallazgo de gas más grande del país de los últimos 18 años, con una estimación preliminar de, al menos, 2 billones de pies cúbicos de gas (TCF) de recursos recuperables, equivalentes a dos años del consumo en España.

Downstream: consolidando la excelencia y creciendo en el negocio de bajas emisiones

El negocio de Downstream alcanzó un resultado neto ajustado de 715 millones de euros, frente a los 762 millones registrados entre enero y junio de 2018. Las áreas de Química, Trading y Repsol Perú tuvieron un mejor comportamiento, mientras que los negocios de Refino, Gas y GLP registraron un menor resultado, el primero afectado por la citada caída de márgenes internacionales y los dos últimos, por las menores ventas derivadas de temperaturas más suaves en España y Estados Unidos.

Durante el semestre, el área de Refino realizó paradas programadas en las refinerías de Bilbao, en la que invirtió 52 millones euros; y A Coruña, donde se destinaron más de 60 millones de inversión. Estos trabajos, que permitieron incorporar mejoras tecnológicas, de eficiencia energética y de seguridad, continuarán durante el resto del año en las instalaciones de España para asegurar su máxima disponibilidad cuando entre en vigor la nueva normativa internacional de combustibles marítimos (IMO), que beneficiará competitivamente a la compañía.

El área de Química incrementó sus ventas y profundizó en su estrategia de diferenciación, con nuevos productos como los polímeros para su uso como materia prima en impresión 3D. Por su parte, el negocio de Lubricantes tuvo resultados más positivos gracias al aumento de su actividad internacional.

En el negocio de electricidad y gas, Repsol continuó aumentando su cartera de clientes. La compañía amplió en marzo su alianza con El Corte Inglés, que ya ofrece en 22 de sus centros la posibilidad de contratar la electricidad y el gas de Repsol, con una oferta atractiva, soluciones digitales de vanguardia y ventajas exclusivas. Además, Repsol es el principal proveedor energético por número de establecimientos del grupo de distribución, a lo que se añade que su aplicación para el pago con móvil, Waylet, puede utilizarse desde junio en los centros de El Corte Inglés.

En lo que se refiere a la generación eléctrica, Repsol anunció una vez finalizado el semestre, el 1 de julio, que ha incorporado a su cartera de activos y desarrollará tres nuevos proyectos renovables, dos eólicos y uno solar, que suman una capacidad de aproximadamente 800 MW, equivalente al suministro de electricidad de unos 650.000 hogares al año. Con estos proyectos, que se pondrán en funcionamiento en los próximos cuatro años, sumados a los de Valdesolar (Badajoz) y WindFloat (Portugal) y a sus actuales activos (2.952 MW), Repsol alcanzará el 90% de su objetivo estratégico de capacidad de generación baja en emisiones, cifrado en alrededor de 4.500 MW en el año 2025.

Durante el semestre la compañía siguió reforzando su posición como referente en movilidad e innovando en los servicios que ofrece a sus clientes. Así, el pasado 1 de abril inauguró en una de sus estaciones de servicio el primer punto de recarga ultra-rápida para vehículos eléctricos de la Península Ibérica y uno de los primeros del sur de Europa. Esta tecnología, que Repsol prevé instalar próximamente en otros puntos de su red, permite recargar la batería de vehículos que soporten su potencia máxima en un tiempo de entre cinco y diez minutos, similar al que se emplea en un repostaje convencional.

Tabla de resultados

pdf | 188 KB

La información incluida en el presente documento se remite a los efectos de lo establecido en el artículo 226 de la Ley del Mercado de Valores.

Este documento contiene información y afirmaciones o declaraciones que constituyen estimaciones o proyecciones de futuro sobre Repsol. Dichas estimaciones o proyecciones pueden incluir declaraciones sobre planes, objetivos y expectativas actuales, incluyendo declaraciones en relación con tendencias que afecten a la situación financiera de Repsol, ratios financieros, resultados operativos, negocios, estrategia, concentración geográfica, volúmenes de producción y reservas, gastos de capital, ahorros de costes, inversiones y políticas de dividendos. Dichas estimaciones o proyecciones pueden incluir también asunciones sobre futuras condiciones de tipo económico o de cualquier otro tipo, tales como los futuros precios del crudo u otros precios, márgenes de refino o marketing y tipos de cambio. Las estimaciones o proyecciones de futuro se identifican generalmente por el uso de términos como “espera”, “anticipa”, “pronostica”, “cree”, “estima”, “aprecia” y expresiones similares. Dichas declaraciones no constituyen garantías de un futuro cumplimiento, precios, márgenes, tipos de cambio o de cualquier otro suceso, y se encuentran sujetas a riesgos significativos, incertidumbres, cambios y otros factores que pueden estar fuera del control de Repsol o que pueden ser difíciles de prever. Entre tales riesgos e incertidumbres están aquellos factores y circunstancias identificadas en las comunicaciones y los documentos registrados por Repsol y sus filiales en la Comisión Nacional del Mercado de Valores en España y en el resto de autoridades supervisoras de los mercados en los que se negocian los valores emitidos por Repsol y/o sus filiales.

Salvo en la medida que lo requiera la ley aplicable, Repsol no asume ninguna obligación -aun cuando se publiquen nuevos datos o se produzcan nuevos hechos- de informar públicamente de la actualización o revisión de estas manifestaciones de futuro.

Algunos de los recursos mencionados no constituyen a la fecha reservas probadas y serán reconocidos bajo dicho concepto cuando cumplan con los criterios formales exigidos por el sistema “SPE/WPC/AAPG/SPEE/SEG/SPWLA/EAGE Petroleum Resources Management System” (SPE-PRMS) (SPE – Society of Pretroleum Engineers).

En octubre de 2015, la European Securities Markets Authority (ESMA) publicó las Directrices sobre Medidas Alternativas de Rendimiento (MAR) de aplicación obligatoria para la información regulada que se publique a partir del 3 de julio de 2016. La información y desgloses relativos a las MAR utilizadas en el presente comunicado de prensa se incluyen en el Anexo II “Medidas Alternativas de rendimiento” del Informe de Gestión del primer semestre de 2019 y en la página web de Repsol.

Este documento no constituye una oferta o invitación para adquirir o suscribir acciones, de acuerdo con lo establecido en la Real Decreto 4/2015 de 23 de octubre por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Mercado de Valores y en su normativa de desarrollo. Asimismo, este documento no constituye una oferta de compra, de venta o de canje ni una solicitud de una oferta de compra, de venta o de canje de títulos valores en ninguna otra jurisdicción.

La información incluida en este documento no ha sido verificada ni revisada por los auditores externos de Repsol.