La descarbonización del sector aeronáutico

¿Viajar en un vuelo comercial que emita hasta un 90% menos de CO2 a la atmósfera? Ya es posible.  

El sector de la aviación avanza decididamente hacia la descarbonización mediante el uso de biocombustibles

La Asociación del Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) se ha comprometido a que la aviación no incremente las emisiones de carbono desde 2020 y se alcance la neutralidad climática en 2050, para lo que está desarrollando diversas iniciativas, entre las que destaca, por su alta aportación a la reducción de CO2, el uso de distintos combustibles sostenibles, como los bio-combustibles y los biocombustibles avanzados producidos a partir de residuos.

Avión

El 14 de julio de 2021 la Comisión Europea presentó el paquete de medidas Fit for 55, que incluye la iniciativa RefuelEU Aviation, cuyo objetivo es impulsar la oferta y demanda de combustibles de aviación sostenibles en la Unión Europea, alcanzando un uso del 2% en 2025, del 5% en 2030 y del 63% en el año 2050. De este modo, se reduce la huella ambiental de la aviación, al tiempo que se contribuye a la consecución de los objetivos climáticos de la Unión Europea.

En Repsol, somos pioneros en la fabricación de combustibles sostenibles de aviación en España, y con la producción de combustibles en sus complejos industriales nos anticipamos a las diferentes medidas que las instituciones comunitarias han establecido para fomentar el uso de los combustibles sostenibles de aviación. En este sentido, tanto el SAF obtenido a partir de biomasa como el biocombustible avanzado procedente de residuos están incluidos en la lista de combustibles sostenibles en la Directiva Europea de Energías Renovables.

Objetivo cero emisiones netas en 2050

En Repsol, nos hemos marcado el objetivo de liderar la transición energética, en línea con el Acuerdo de París, y limitar así el incremento de la temperatura global por debajo de los 2ºC. El impulso de los combustibles sostenibles se suma a los proyectos que ya hemos desplegado en eficiencia energética, generación de electricidad baja en emisiones, hidrógeno renovable, economía circular, combustibles sintéticos y captura, uso y almacenamiento de CO2, y es uno de los principales ejes estratégicos de la compañía para ser cero emisiones netas en el año 2050.

Contamos con una estrategia de economía circular desde 2018 que se materializa en:

+ 230

iniciativas

enfocadas a la economía circular. 

millones de toneladas de residuos

como objetivo de uso anual como materia prima para sus productos.

  • En octubre de 2020 anunciamos la construcción de la primera planta de biocombustibles avanzados de España, que se pondrá en marcha en 2023. Se ubicará en Cartagena y tendrá una capacidad de 250.000 toneladas anuales de biocombustibles producidos a partir de residuos y válidos para coches, camiones y aviones.
  • En el puerto de Bilbao, en las inmediaciones de la refinería de Petronor, tenemos previsto construir una de las mayores plantas del mundo de combustibles sintéticos, utilizando hidrógeno renovable y CO2 como únicas materias primas. Esta instalación se pondrá en funcionamiento en 2024 y tendrá una capacidad de más de 2.100 toneladas anuales.
  • Además, el avance tecnológico y el despliegue de proyectos actuales y futuros nos ha permitido aumentar nuestra ambición en los objetivos de reducción de la intensidad de carbono marcados en nuestro Plan Estratégico 2021-2025. La nueva senda de descarbonización para alcanzar la neutralidad en 2050 establece una reducción del Indicador de Intensidad de Carbono del 15% en 2025, del 28% en 2030 y del 55% en 2040, frente a los anteriores del 12%, 25% y 50%, respectivamente.