¿Cómo ahorrar agua?

Consumo responsable para cuidar nuestra huella hídrica

Compartir

El agua es un recurso limitado e indispensable para nuestras vidas. Para mantener una correcta higiene, cultivar alimentos, desarrollar la actividad industrial y empresarial…Pero, sobre todo, para sobrevivir.

 

¿Por qué se habla de manera frecuente sobre cómo ahorrar agua? Fíjate en los siguientes datos. Cerca del 70% de la superficie de nuestro planeta está formada por agua. De ese 70%, el 97% es salada, por lo que no es apta para el consumo humano. Y alrededor del 2% es dulce, que es la que utilizamos para llevar a cabo diferentes actividades y como agua potable, una vez haya pasado por procesos de filtrado.

Este fluido se encuentra en casi todos los procesos de los organismos vivos, ya sean vegetales, animales o humanos. Es más, el propio cuerpo humano está formado por un 65% aproximadamente de agua y necesita ingerirla cada día para que su organismo funcione correctamente. Por eso queremos compartir contigo algunos consejos sobre cómo ahorrar agua.

Es cierto que cada vez más las personas se preocupan por este tema y aprenden sobre cómo ahorrar agua en casa. No obstante, siempre se puede aprender algún hábito más sobre consumo responsable para reducir nuestra huella ecológica. Para ello, nos apoyamos en el principio de la economía circular, esencial para un modelo económico de desarrollo sostenible, que se basa en las 7 erres: reducir, reutilizar, reparar, renovar, reciclar, recuperar y rediseñar.

Beneficios de ahorrar agua

El agua es uno de los bienes más preciados de este planeta y protegerla debe ser una prioridad para los seres humanos. Aprender a no malgastarla y hacer un uso responsable de la misma, es cuidar del entorno y respetar el medio ambiente.

Ahorrar agua nos permite:

 

  1. Proteger los ecosistemas y cuidar el medo ambiente: Los ecosistemas, las plantas y los animales, al igual que los seres humanos, necesitan agua dulce para sobrevivir. Este fluido contribuye a la estabilidad y regulación del medio ambiente y de los organismos que habitan en él, por lo que es vital para conservar la biodiversidad de la flora y la fauna.
  2. Asegurar la producción de alimentos: Sectores como la agricultura y la ganadería precisan agua para sembrar, cultivar y cosechar los campos, así como criar a los animales. La escasez de agua podría dañar gravemente la actividad, lo que supondría un déficit de producción de alimentos. También es vital para minimizar el impacto de futuras sequías, sobre todo en zonas de escasez de agua.
  3. Reducir la huella: La huella hídrica es un indicador ambiental que mide la cantidad de agua dulce que se necesita para fabricar los productos y servicios que demanda la sociedad, y calcularla nos hace tomar conciencia del volumen que utilizamos (litros por persona). Ahorrar agua en los procesos industriales y en el consumo doméstico contribuye a ser más eficientes.
  4. Cumplir con los ODS: Ahorrar agua nos sitúa más cerca de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas. Los más relacionados con la gestión del agua son:

Consejos para ahorrar agua

Se estima que el consumo medio de agua en los hogares españoles es de 142 litros al día por habitante. De los cuales, más del 70% se utilizan en el baño y casi un 20% en la cocina. Modificando algunos hábitos en el hogar o en el lugar de trabajo, es posible conseguir un cambio significativo. De este modo, además de ahorrar agua, también ahorrarás en la factura de este suministro.

A continuación, te contamos diferentes formas de ahorrar agua:

cerrar el grifo para ahorrar agua

  • Cerrar el grifo si no se está usando: Limpiarse las manos, lavarse los dientes o afeitarse son tres hábitos que se realizan con cierta frecuencia y en los que se puede ahorrar agua con un gesto muy sencillo. Basta con cerrar el grifo durante el enjabonado, la limpieza o el afeitado y abrirlo solamente cuando es necesario. Mientras se espera a que el agua se caliente, se puede llenar cualquier recipiente para reutilizar el agua almacenada para fregar o regar las plantas.
  • Instalar economizadores de grifos: Los economizadores o aireadores en los grifos y en la alcachofa de la ducha reducen el caudal del agua, por lo que se consumen menos litros y la diferencia es casi inapreciable para las personas
  • Acortar las duchas y evitar los baños: Se estima que el baño requiere más del doble de agua que la ducha, por lo que siempre es preferible ducharse. Además de que no sea muy larga, se recomienda cerrar el grifo durante el enjabonado.
  • Utilizar cisternas ecológicas: Las cisternas ecológicas o de doble carga permiten descargar el agua necesaria para cada uso, ahorrando varios litros. Si no fuera posible, se pueden colocar dos botellas llenas de agua dentro de la propia cisterna. 
  • Usar papelera del baño: Otra medida para ahorrar agua es colocar una papelera en el cuarto de baño ara no utilizar el inodoro como basura tirando de la cadena.
generacion electrica distribuida en una smart city

  • Planificar la colada y utilizar un programa adecuado: Planear la colada permite poner la lavadora con carga completa. Además, seleccionar el programa de lavado más adecuado en cada caso, supone un ahorro significativo.
  • Cocinar con menos agua: Para cocinar es necesario utilizar agua, pero se pueden hacer pequeños gestos. Por ejemplo, para cocer alimentos, utilizar una olla de un tamaño adecuado para la cantidad que se va a preparar. Otro medida es descongelar los alimentos en el frigorífico en vez de utilizar agua corriente bajo el grifo. También es recomendable colocar una jarra en la nevera para tener siempre agua fría sin dejar correr el agua del grifo hasta que se enfríe. 
  • Reutilizar el agua sobrante: El agua que se utiliza para lavar verduras o hervir huevos, es decir, agua que está limpia, (siempre que no tengan sal), se puede utilizar para regar las plantas.  
  • Utilizar el lavavajillas: Lavar los platos a mano gasta más agua que el lavavajillas, por lo que, siempre que sea posible, se recomienda llenarlo y utilizarlo cuando la carga esté completa. Si no es posible, primero se enjabonarían en un barreño y más tarde se aclararían.
generacion electrica distribuida en una smart city

  • Optar por electrodomésticos inteligentes: Cuando sea necesario reemplazar los electrodomésticos elige modelos de bajo consumo. Permiten ahorrar agua y energía a largo plazo.
  • Reparar fugas y goteos: Si se detecta cualquier fuga hay que repararla a la mayor brevedad posible. Aunque parezca imperceptible, un grifo roto deja caer 60 gotas por minuto, lo que equivale a unos 700 litros al mes. Otro consejo muy útil es cerrar levemente la llave de paso de agua de la vivienda, ya que se podrá ahorrar una gran cantidad de litros de agua diariamente sin ser perceptible.
  • Diseñar sistemas de riego: Los sistemas automáticos de riego por goteo que suministran el agua próximo a las raíces de las plantas ahorran muchos litros. Para que sean eficaces, deben adecuarse al tamaño y las necesidades de cada jardín. Cuando no sea posible y se riegue por aspersión, se deberá diseñar correctamente la posición de los aspersores, su caudal y la zona que cubren para minimizar el uso del agua. Lo más adecuado es planificar el riego de plantas y del jardín evitando las horas centrales del día, ya que son más calurosas y el agua se evapora. Una buena alternativa para los patios y zonas exteriores del hogar puede ser la instalación de césped artificial.
generacion electrica distribuida en una smart city

  • Instalar un pulsador automático: El pulsador automático o con sensor de infrarrojos resulta muy útil para lugares públicos como colegios, centros deportivos, centros comerciales, oficinas, etc. El propio grifo suministra agua durante unos segundos, evitando que se desperdicien litros de más.
  • No vaciar la piscina: Se recomienda no vaciar las piscinas durante el invierno. Lo mejor es cubrirla y realizar un mantenimiento preventivo. Si se realizan los tratamientos adecuados, la misma agua puede servir durante más de 5 años. Por ejemplo, se puede instalar un sistema de depuración de circuito cerrado o colocar una cubierta solar durante el verano para evitar la evaporación del agua de la superficie.