Saltar al contenido

Casos de Éxito

Nuestro proceso de lecciones aprendidas

Lecciones aprendidas, un elemento clave para seguir mejorando

Tres empleados conversan sobre una mesa en Campus Repsol


Asegurar la integridad de las personas, así como la protección del medio ambiente es el mayor compromiso que tenemos en Repsol. Por ello, trabajamos día a día en mejorar la seguridad en nuestras operaciones en cualquier lugar donde nos encontremos, poniendo foco en las instalaciones, los procesos y las personas, desde un enfoque preventivo para anticipar los eventos.

Contamos con sistemas y normas muy avanzados, pero además de mantenerlos y continuar mejorándolos, no dejamos de trabajar en el aprendizaje en la organización.

Para tener éxito, es fundamental que el conocimiento de seguridad se comparta y llegue a las diferentes áreas, negocios e instalaciones. Las lecciones aprendidas son conocimiento ganado por medio de la reflexión sobre una experiencia o proceso que puede tener consecuencias relevantes para la seguridad o el medio ambiente, y que es compartido para la mejora continua y aprendizaje.

Elementos clave para que el proceso de lecciones aprendidas tenga éxito

  • Contar unos principios que guíen el proceso y que cuentan con el apoyo de los líderes.
  • Desarrollar procesos claros, con roles y responsabilidades bien definidos.
  • Asegurar la disponibilidad de los mejores recursos técnicos. 
  • Desarrollar métodos de evaluación de la eficiencia. 
  • Registrar las lecciones aprendidas e integrar estas lecciones en un ámbito más amplio, según corresponda. 
  • Involucrar a los trabajadores, puesto que conocen los riesgos y pueden proporcionar aprendizajes de nuestras operaciones.

Cómo es nuestro proceso de lecciones aprendidas

Está integrado a nivel de instalación, negocio y Compañía y tiene 3 etapas:
1. Capturar: elaborar, evaluar y aprobar las lecciones aprendidas.
2. Compartir: comunicar y difundir.
3. Aprender: seguimiento y monitorización de acciones implementadas.

1. Capturar

Buscamos continuamente área de mejora en nuestras investigaciones y en el día a día de nuestras operaciones. Estos son algunos ejemplos:

  • Creamos talleres y constituimos equipos de aprendizaje operacional que involucran a áreas críticas para reflexionar sobre el proceso y las tareas. 
  • Trabajamos desde los complejos industriales en capturar aprendizajes de las operaciones normales para analizar posibles áreas de mejora de forma preventiva a través de dinámicas y herramientas de análisis de causas, involucrando incluso a los propios turnos de operadores.
  • A través de CCPS (Center for Chemical Process Safety), estamos participando en un proyecto sobre “Lecciones aprendidas años después” que nos ayudará a nosotros y a otras empresas del sector, a aprender a partir del estudio de incidentes pasados. 
  • IPSG (International Process safety group): en este foro se comparte información sobre incidentes y se intercambian conocimientos, experiencias, técnicas, procedimientos y características especiales de diseño, etc., con el objetivo de prevenir accidentes graves.

2. Compartir

Las lecciones aprendidas se pueden compartir de diferentes maneras. Lo importante es que la información llegue a los destinatarios a los que podría afectar, promoviendo nuevas formas de obtener una mejor comunicación y retroalimentación de las operaciones.

  • Generando espacios para la reflexión y la discusión, como pueden ser: nuestra herramienta informática interna de gestión de incidentes, los foros internos o las comunidades de colaboración entre las diferentes plantas industriales, donde se debaten las lecciones más relevantes y se aprende de otros.
  • A través de vídeos que resaltan las acciones para aprender y las mejoras prácticas empleadas.

3. Aprender

En Repsol entendemos el aprendizaje como la mejora. Una lección aprendida supone un cambio en cómo gestionamos la seguridad y requiere de acciones que hagan que ese aprendizaje se mantenga en el tiempo y se refleje en la mejora de nuestra cultura de seguridad. El rol de los líderes es fundamental en este proceso.

Una vez que la lección aprendida ha llegado a los destinatarios, los responsables del negocio, área o centro en cuestión deben identificar planes de acción preventivos. Para aprender, es necesario asegurarse de que las acciones definidas se implementen lo más rápido posible y evaluar regularmente la efectividad de las mismas, así como la del propio proceso de aprendizaje. Algunos ejemplos:

  • En nuestra herramienta informática Synergi de gestión de incidentes, contamos con un módulo de lecciones aprendidas utilizado por varios de los negocios y además se pueden registrar las acciones para su seguimiento. 
  • El área Industrial está trabajando en la construcción de un proceso que permita agilizar la incorporación de las buenas prácticas identificadas en las Comunidades de Práctica y áreas de colaboración en el proceso operativo mediante la figura del líder técnico, que con una visión global y la reputación de su “expertise” dispone de las capacidades y el reconocimiento para asegurar la agilidad, calidad y transversalidad de dicho proceso.
  • Con este proyecto, contribuimos positivamente a la Agenda 2030 de Naciones Unidas a través de los siguientes ODS: