Captura, Almacenamiento y Uso del carbono (CCUS)

La tecnología, una de las principales vías para frenar el cambio climático

Estamos convencidos de que es el motor para impulsar la transición energética, cuyo objetivo es satisfacer la demanda de energía sin aumentar las emisiones de CO2.

Para ser neutrales en nuestra intensidad de carbono, no bastará con dejar de emitir CO2, sino que necesitaremos de tecnología capaz de capturarlo y reutilizarlo, que nos ayude a ser más eficientes, a encontrar nuevas formas de generar y consumir energía y crear nuevos productos a partir de residuos. 

Actualmente apostamos por nuevas vías de desarrollos tecnológicos que nos permitan avanzar en la transición energética de una manera ordenada y sostenible: tecnología de Captura, Almacenamiento y Uso del Carbono (CCUS, por sus siglas en inglés), hidrógeno renovable, e-fuels. Adicionalmente, compensamos emisiones mediante reforestación y otras soluciones climáticas naturales para alcanzar cero emisiones netas en 2050.

¿En qué consiste la captura, almacenamiento y uso del carbono (CCUS)?

Llamamos tecnología de captura, almacenamiento y uso del carbono (CCUS por sus siglas en inglés) al conjunto de procesos tecnológicos que buscan reducir el CO2  de la atmósfera, capturándolo y almacenándolo de forma segura para su futuro uso. No solo ofrece una solución más a la política de reducción de gases, también da la posibilidad de ser utilizada en procesos de recuperación de hidrocarburos y otros futuros usos actualmente en desarrollo.

La tecnología CCUS juega un papel importante para la consecución del objetivo de limitar el incremento de la temperatura media del planeta a 2ºC, a fin de siglo. Esta tecnología es capaz de reducir sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) tanto de los combustibles más intensivos en carbono, como en sectores industriales como los del acero, cemento, etc., en los que actualmente no existe alternativa para su descarbonización.

Iniciativas tecnológicas para impulsar las CCUS

El petróleo y el gas seguirán teniendo un papel relevante en la transición energética y las CCUS permitirá reducir las emisiones en sectores como el eléctrico o en industrias intensivas en energía. Participamos en el desarrollo de estas tecnologías como miembro del Oil and Gas Climate Initiative, a través de las inversiones realizadas por su fondo común de inversión.

Otra de las iniciativas es la impulsión de la economía circular. Este modelo garantiza un crecimiento sostenible gracias a que fomenta la optimización de recursos, la reducción del consumo de materias primas y el aprovechamiento de los residuos. 

Seguimos innovando y desde Technology Lab trabajamos en proyectos de investigación para utilizar el CO2 como materia prima, capturarlo y almacenarlo.

Conoce las inversiones en CCUS >

Más allá de la tecnología

Ofrecemos a nuestros clientes compartir la compensación de las emisiones asociadas al uso de nuestros productos a través de mecanismos basados en Soluciones Climáticas Naturales o la participación de Fundación Repsol en Sylvestris, empresa especializada en proyectos de absorción de CO2 a través de reforestaciones a gran escala.

Compensación de emisiones

La compensación de emisiones es una iniciativa de compromiso medioambiental que neutraliza las emisiones de CO2 mediante la contribución en proyectos que capturan o evitan emisiones de CO2 a la atmósfera. Actualmente ofrecemos a nuestros clientes de combustibles el programa Compromiso Cero Emisiones Netas que ofrece la compensación voluntaria de emisiones vinculadas a cada repostaje.

Descubre cómo lo hacemos >

 

Reforestación

Los bosques tienen un papel fundamental en la acción contra el cambio climático, fijando el dióxido de carbono en sus tejidos y evitando que permanezca en la atmósfera. En Repsol apostamos por esta solución climática natural a través de nuestra participación en distintas iniciativas.

Conoce las iniciativas >