Ilustración en la que aparecen varios medios de transporte

Alianzas para descarbonizar la movilidad

Repsol News
| PDF | 461.58 KB

Repsol está desarrollando soluciones adaptadas a cada sector para acelerar la descarbonización de la movilidad.

Repsol está tejiendo una red de alianzas con actores estratégicos de la movilidad para acelerar la descarbonización del sector. La compañía, que está a la cabeza del desarrollo de soluciones sostenibles para la movilidad en España, ha establecido acuerdos con Iberia, Navantia, Alsa, Uber, Talgo o el Grupo Sesé para desarrollar una respuesta multienergética que combina combustibles renovables, hidrógeno y electrificación.

“La descarbonización total de la movilidad no se puede lograr con una única solución tecnológica porque cada sector tiene requerimientos de funcionamiento y de prestaciones muy distintos. Por ello, tenemos una hoja de ruta que abarca todas las soluciones”, afirma Clara Rey, directora de Sostenibilidad.

Al tiempo que amplía su red de recarga eléctrica en España, la compañía está convirtiendo sus complejos industriales en polos multienergéticos, con capacidad para fabricar hidrógeno y combustibles renovables con los que cubrir las necesidades de la aviación, el transporte ligero y pesado por carretera, el ferroviario y el marítimo. “Estamos enfocando todos los desarrollos tecnológicos hacia nuestro objetivo de ser una compañía cero emisiones netas en 2050. Pero la neutralidad climática es un reto de tal magnitud que necesitamos de la cooperación con todos los actores del sector para afrontarlo”, continúa Rey.

Un barco navegando

Alternativas para el transporte marítimo

Repsol y Navantia, empresa puntera en la fabricación de sistemas de propulsión para buques, colaboran en la búsqueda de alternativas que descarbonicen el sector marítimo. En primer término, están abordando la aplicación de biocombustibles avanzados, un tipo de combustible renovable “que mantiene las prestaciones de los sistemas propulsivos existentes, con una reducción de entre un 80% y un 100% en las emisiones netas de CO₂”, explica Iñaki Del Pino, director de la fábrica de motores de Navantia en Cartagena.

"La descarbonización de la movilidad no se puede lograr con una única solución tecnológica porque cada sector tiene requereimientos distintos, Por ello tenemos una hoja de ruta que abarca todas las soluciones.

Clara Rey

Directora de Sostenibilidad

Para 2050, la Organización Marítima Internacional se ha fijado como meta reducir las emisiones del transporte naval en un 50%. “Son unos objetivos exigentes”, prosigue Del Pino, “porque es un segmento con un parque de unidades mucho más reducido que otros sectores, menores sinergias y los buques tienen una vida útil larga”. Los biocombustibles avanzados “van a ser la tecla fundamental para esa reducción, porque el resto de las tecnologías no ofrecen hoy una solución estandarizada y comercial”.

Estos combustibles son “un recurso inmediato para reducir las emisiones de la movilidad”, confirma Clara Rey, ya que “son compatibles con los motores actuales sin necesidad de realizar modificaciones y se pueden suministrar a través de la amplia red de distribución y repostaje ya existente”. Los biocombustibles avanzados se producen a partir de residuos biológicos procedentes de la agricultura, la ganadería o la industria agroalimentaria, como aceites usados de fritura o restos de cultivos y podas, así como de residuos sólidos urbanos.

En su refinería de Cartagena, Repsol está construyendo la primera planta en España de biocombustibles avanzados. Con una inversión de 200 millones de euros, desde 2023 se fabricarán allí 250.000 toneladas anuales de combustibles renovables para el transporte, cuyo consumo evitará la emisión de 900.000 toneladas de CO₂ al año. “Van a resultar esenciales en todos los sectores, en especial para aquellos que necesitan recorrer largas distancias o transportar grandes tonelajes”, apunta Rey.

Combustibles de aviación sostenibles (SAF)

La empresa energética es también precursora en el mercado español de la producción de combustibles sostenibles de aviación (SAF, por sus siglas en inglés) y mantiene convenios de colaboración con Iberia y Vueling, compañías integradas en IAG, el grupo de aerolíneas que se adelantó en este sector asumiendo el compromiso de lograr la neutralidad en carbono a mitad de siglo. Así, sus líneas aéreas realizarán al menos un 10% de sus vuelos con SAF en 2030, evitando la emisión de dos millones de toneladas de CO2.

 

Una investigadora observa un matraz con un líquido amarillo

Los combustibles

renovables son

uno de los ejes de la

estrategia de Repsol, que

producirá dos millones de

toneladas en 2030.

En junio de 2022, Iberia realizó sus tres primeros vuelos de largo radio, desde Madrid y con destino a Washington, San Francisco y Dallas (EE.UU.), empleando biocombustibles avanzados producidos en la refinería de Petronor a partir de residuos biológicos. Además, ambas compañías iniciarán en 2024 las pruebas para operar con combustible sintético fabricado en la planta que Repsol inaugurará en Bilbao que, con una capacidad para producir 2.100 toneladas/año, será una de las mayores del mundo de este tipo.

"Los combustibles sintéticos o efuels se producen a partir de CO2 que podemos capturar de la atmósfera y de hidrógeno procedente de electricidad de origen renovable, por lo que son más sostenibles. No tienen limitación en cuanto a disponibilidad de materia prima, así que serán un complemento ideal para los biocombustibles avanzados", prosigue Rey.

Un avión volando

En 2022, Iberia realizó

sus tres primeros vuelos

de largo radio desde

Madrid empleando

biocombustibles

avanzados

producidos en la

refinería de Petronor.

Biocombustibles avanzados para el transporte pesado

Alsa, empresa que lidera en España el transporte de viajeros por carretera y que comparte la meta de alcanzar la neutralidad en carbono, es igualmente un aliado del grupo energético. Las dos empresas fueron en 2021 las pioneras en nuestro país probando un tipo de biocombustible avanzado denominado HVO, siglas en inglés de aceite vegetal hidrotratado. Doce autobuses de Bilbobus, el servicio de autobuses urbanos de Bilbao que opera Alsa, circularon cuatro meses empleando HVO suministrado por los científicos de Repsol Technology Lab, en una experiencia piloto que supuso reducir 300 toneladas de CO2 y mostró el potencial de los biocombustibles avanzados en la descarbonización de los vehículos pesados.

En el transporte de mercancías Repsol desarrolla un proyecto con el Grupo Sesé, operador logístico con una flota de más de 3.000 vehículos y actividad en 20 países, para fomentar el uso de combustibles renovables. Diez camiones de esta empresa circularán hasta mayo del 2023 utilizando HVO en una prueba que, según los estudios previos, aportará una reducción del 90% en las emisiones netas de CO2.

Un camión circulando por la carretera

Para Héctor Cebrián, Public Affairs y Proyectos de Descarbonización del Grupo Sesé, "los combustibles renovables son la apuesta más realista y eficiente para avanzar desde ya en la descarbonización del transporte pesado. Tienen un rendimiento similar a los combustibles actuales y la relación entre su coste y la tonelada de CO2 reducida es muy competitiva". Un punto de vista que comparte Miguel Ángel Alonso, director general de la División de Mantenimiento & Compras de Alsa, para quien su papel "puede y debe ser clave. Incorporaremos paulatinamente vehículos tanto eléctricos de baterías como de pila hidrógeno, pero necesitamos soluciones complementarias para nuestra flota actual, como los combustibles renovables".

La Estrategia para una Movilidad Inteligente y Sostenible de la Comisión Europea fija como objetivo reducir el 90% de las emisiones de CO2 del transporte en 2050, apostando, entre otras medidas, por el uso de los combustibles renovables. Estos combustibles son parte esencial de la estrategia de Repsol, que elevará su producción hasta los 2 millones de toneladas en 2030.

Un enchufe de recarga eléctrica

Repsol se ha convertido en el proveedor energético homologado por Uber en España para sus coches eléctricos e híbridos enchufables.

Extender la movilidad eléctrica

Para impulsar la movilidad eléctrica, Repsol se ha convertido en el proveedor energético homologado por Uber en España para sus conductores con coches eléctricos e híbridos enchufables. Repsol ofrece una solución integral de recarga, tanto en su red pública como para instalar puntos de recarga tanto en sus flotas como domicilios particulares, a los conductores de la plataforma, que al concluir esta década pretende que todos sus vehículos sean eléctricos en Estados Unidos, Canadá y Europa.

Además, Repsol ha establecido acuerdos para la instalación de puntos de recarga y el suministro de electricidad a los clientes de Nissan y Kia, dos fabricantes que están encabezando la oferta de este tipo de vehículos. En el caso del fabricante coreano, la energética puso en marcha la instalación de la infraestructura de recarga para vehículos eléctricos en los 220 puntos de venta de Kia en España.

Repsol está asimismo extendiendo su infraestructura de recarga de acceso público para contar a finales de 2022 con más de 1.000 puntos de carga, lo que supondrá la disponibilidad de un punto cada 50 kilómetros en los principales corredores viarios de la Península Ibérica. "La movilidad eléctrica es una parte fundamental en nuestra oferta multienergética como fórmula para el ámbito urbano y distancias más cortas. Para los vehículos pesados y las largas distancias, los combustibles renovables serán la opción óptima a corto plazo y van a estar conviviendo con los vehículos eléctricos", declara Rey.

Un tren en una estación

Trenes con hidrógeno renovable

En el transporte ferroviario, la compañía multienergética está asociada con Talgo en la promoción del uso del hidrógeno renovable, "que supone una alternativa libre de emisiones para líneas no electrificadas donde ahora circulan trenes diésel, porque los gases de escape de la tracción por hidrógeno son solo vapor de agua", explica Emilio García, director de Innovación de Talgo.

El fabricante ha iniciado ya las pruebas con el prototipo de su tren Vittal One, que será el primero desarrollado por un fabricante español impulsado por hidrógeno de origen 100% renovable. Repsol, cuyo objetivo es liderar la producción de este vector energético sostenible en España en 2030 con 1,9 GW, suministra el hidrógeno para el proyecto.

Talgo ha iniciado las pruebas de su tren Vittal One, que funcionará con hidrógeno 100% renovable suministrado por la compañía multienergética.

Talgo, Alsa, Iberia y Navantia son socios de la iniciativa SHYNE (Spanish Hydrogen Network), el mayor consorcio multisectorial de hidrógeno renovable de España y que, liderado por Repsol, busca sumar esfuerzos para impulsar este vector energético clave en la descarbonización de la economía. "Tenemos una oportunidad histórica para convertirnos en un país de referencia en la producción y la aplicación en la movilidad y otros sectores de esta energía renovable, con sus beneficios medioambientales y la creación de muchos empleos especializados", continua García.
 
“El mundo de la movilidad va a cambiar por completo y la energía dependerá de las necesidades y requerimientos de cada tipo de transporte. En función de si queremos hacer un recorrido urbano, un transporte de mercancías de largo recorrido o un vuelo transatlántico, utilizaremos la energía más conveniente: electricidad, hidrógeno renovable o combustibles renovables, concluye Rey.