Todo sobre los viveros de empresas

Donde impulsamos la innovación y el crecimiento empresarial

Para emprender, hacen falta dos cosas: una idea de negocio y una buena dosis de ilusión. Sin embargo, con esto no basta para que el planteamiento inicial llegue a buen puerto: aquí es donde entran herramientas como los viveros de empresas, que respaldan los proyectos empresariales incipientes y los ayudan a consolidarse.

¿Qué son los viveros de empresas?

Los viveros de empresas (también conocidos como nidos de empresas) son espacios que, además de un lugar físico en el que poder trabajar y desplegar la actividad, ofrecen todo un ecosistema de apoyo a las empresas de reciente creación. 

En ellos, las pymes y startups más jóvenes disponen de instalaciones y servicios a un precio más bajo que el del mercado. Pueden ser públicos o privados.

Optar por ubicarse en un vivero puede ofrecer ventajas muy interesantes en relación con la infraestructura (física y técnica) y con el asesoramiento que reciben los emprendedores. El coste reducido, junto con los servicios de asesoría, mentoring y formación que se brindan en estos espacios, posibilita que la empresa pueda centrarse en otros aspectos de su desarrollo.

A su vez, también facilitan y agilizan el acceso a otros servicios de gran valor añadido, como el networking. Su papel activo para afianzar estas empresas emergentes se traduce en que los proyectos que se desarrollan en viveros tienen un 50 % más de posibilidades de éxito que los que no optan por estos servicios.

generacion electrica distribuida en una smart city

Diferencias entre vivero de empresas, aceleradora o incubadora

Aunque en algunos contextos las tres denominaciones se utilizan de manera indistinta, presentan algunas diferencias que conviene conocer.

  • Las incubadoras acogen a las empresas en su fase inicial; seleccionan determinadas ideas y las impulsan como proyectos propios para garantizar su éxito. La mayoría suelen ser privadas.
  • Tanto las aceleradoras como los viveros sirven de apoyo a proyectos en una fase más avanzada. Las aceleradoras se centran más en el proceso de mentoría y ofrecen financiación inicial, a cambio de un pequeño porcentaje a modo de compensación por el dinero invertido al apostar por la empresa. 
  • Por su parte, los viveros, más que financiación, ofrecen apoyo en forma de espacios físicos en los que llevar a cabo la actividad, además de asesoramiento, formación y servicios asociados a la infraestructura.
generacion electrica distribuida en una smart city

Diferencias entre vivero de empresas y coworking

Existe una diferencia fundamental entre el funcionamiento de los espacios de coworking y el de los viveros de empresas (también con el de las aceleradoras e incubadoras).

Pese a que ambas opciones ofrecen un espacio para el desarrollo de la actividad empresarial e infraestructuras que respalden dicha actividad, los espacios de coworking son oficinas compartidas para autónomos, empresas descentralizadas y sectores en los que no se requiere una sede física permanente. Es decir, se orientan a todo tipo de empresas y emprendimientos, no solo a startups y empresas incipientes. Asimismo, en los coworking no existe límite de permanencia, algo que sí caracteriza a las aceleradoras, incubadoras y viveros.

Cómo funcionan los viveros de empresas

El funcionamiento de los viveros de empresas suele ser similar: durante un tiempo determinado ofrecen un espacio y una serie de servicios a las empresas para que desarrollen y consoliden su actividad, a coste reducido o incluso cero en algunos casos. 

El objetivo de estas iniciativas puede variar; en el caso de los viveros públicos, se trata más de potenciar la empleabilidad y la competitividad de determinados sectores o zonas geográficas, mientras que, en el caso de los privados, los viveros de empresas se establecen como prácticas de responsabilidad social corporativa (RSC) o para impulsar una línea de negocio, entre otros. Asimismo, existen viveros con un carácter sectorial, en los que se da prioridad a empresas de un determinado sector (tecnológico, energético, cultural, social o agrícola, entre otros ejemplos). No obstante, las ventajas que ofrecen a los emprendedores suelen ser semejantes.

Requisitos para integrarse a un vivero de empresas

 

Dependiendo del espacio y de la institución que lo respalde, los requisitos que se piden para integrarse en un vivero de empresas pueden diferir. Aun así, lo habitual es que coincidan en aspectos como los siguientes:

  • Antigüedad de la empresa: debe ser de reciente creación o llevar constituida menos de un intervalo de tiempo determinado, o bien iniciar la actividad en un plazo máximo. 
  • Cumplimiento de las obligaciones fiscales: en el caso de las empresas ya constituidas, deben estar al corriente de pago con la Agencia Tributaria y la Seguridad Social.
  • Ubicación de la sede social: suele incentivarse que la empresa se ubique en la zona geográfica donde se encuentra el vivero, a fin de potenciar el tejido empresarial de esa área.
  • Plan de empresa: si la empresa aún no se ha constituido, es fundamental presentar un plan que avale la viabilidad económica y técnica del proyecto.

El tiempo en el que una empresa puede permanecer en un vivero es variable, aunque lo habitual es que no supere los cinco años.

Tipos de viveros de empresas

Existen diversas categorías de viveros de empresas: 

Estas cuatro modalidades se agrupan en dos modelos, según su ánimo de lucro. Por regla general, las BIC y las UBI no suelen tenerlo; el objetivo es promover el desarrollo del tejido empresarial. Las CPI y las IPI, por su parte, sí se orientan a la obtención de beneficios. 

  1. Los BIC (del inglés «Business Innovation Centre» o centros de innovación empresarial): la mayoría de los nidos de empresas públicas suelen ser de este tipo. Ofrecen servicios básicos a las empresas a las que acogen (espacio, servicios relacionados con la infraestructura, visibilidad, canales de comunicación e información sobre oportunidades de financiación externa, entre otros).
  2. Las UBI (University Business Incubators o incubadoras universitarias de empresas): también conocidas como viveros universitarios. En este caso, son las universidades las que respaldan las iniciativas empresariales de sus estudiantes y titulados.
  3. Las CPI (Corporate Private Incubators o incubadoras privadas corporativas) son viveros de empresas que pertenecen a una corporación, aunque funcionan como unidades de negocio independientes. Su objetivo es respaldar nuevas iniciativas empresariales hasta que se consolidan como empresas. 
  4. Las IPI (Independent Private Incubators o incubadoras privadas independientes) son incubadoras creadas por una sola persona o un grupo de individuos, que invierten su propio dinero en contribuir al impulso de nuevas iniciativas empresariales, en cuyo capital suelen tener una participación. 

Cuáles son las ayudas de los viveros de empresas

generacion electrica distribuida en una smart city

Contar con el respaldo de un vivero de empresas puede resultar muy beneficioso para las startups y pymes, como de hecho demuestran las estadísticas de supervivencia de estas tras pasar por un nido empresarial. Entre sus ventajas, cabe mencionar las siguientes:

  • Alojarse en un vivero de empresas al comienzo de la actividad supone un respiro económico notable, pues los costes de la infraestructura y los servicios que ofrecen son mucho menores a los del mercado. 
  • El hecho de que distintas empresas se alojen en el mismo vivero permite la creación de sinergias entre ellas.
  • Los espacios donde se encuentran los viveros son lugares de referencia dentro del tejido empresarial de la zona. 

Ofrecen acceso a formación, servicios de consultoría, asesoramiento financiero o jurídico y opciones para su crecimiento a nivel nacional e incluso la internacionalización.

generacion electrica distribuida en una smart city

En Fundación Repsol, el Fondo de Emprendedores lleva más de diez años apostando por el emprendimiento. Esta aceleradora de startups sirve de impulso a empresas que aportan soluciones tecnológicas para enfrentarse a los retos de la transición energética. El respaldo va desde ayuda económica a fondo perdido hasta equipos de mentores multidisciplinares, pasando por la posibilidad de hacer pruebas piloto en instalaciones de Repsol. Recientemente se han incorporado cinco empresas al Fondo de Emprendedores, seleccionadas de entre más de 400 startups participantes que han destacado por su calidad e innovación en materia de energía, bajas emisiones de carbono, movilidad sostenible o digitalización para optimizar y controlar los procesos del sector energético. 

Repsol también cuenta con una plataforma de pruebas de concepto ideaAction que ofrece a las startups que están desarrollando tecnologías centradas en la descarbonización o la economía circular la posibilidad de probar sus productos o tecnologías, bien en Repsol Technology Lab, bien en alguno de los centros industriales o instalaciones de la compañía, con el objetivo de ayudarlas a escalar para que puedan llegar al mercado lo antes posible. 

Una mujer trabajando frente a un ordenador con dos pantallas

¿Cuánto sabes sobre tecnología?

Participa en este juego online y demuestra todos tus conocimientos sobre el tema. ¡Además, puedes retar a tus amigos!