Alumnos de FP Dual

Tiempo de lectura: 5 min

Se aprende al tiempo que se demuestran las capacidades técnicas y competencias transversales en un entorno real.  ¿Qué ventajas ofrece la formación dual? ¿A quién va dirigida?

La Formación Profesional Dual surge para dar solución a dos carencias con las que los jóvenes llegan a las empresas en su primer empleo: la falta de experiencia y la disparidad entre lo que se estudia y lo que luego se pone en práctica en el puesto de trabajo. 

Conocida también como FP Dual, reúne el aprendizaje en las aulas con la realización de prácticas en una empresa. Estas prácticas, que están tuteladas por empleados de esta, ocupan el 33 % del curso, lo que equivale a diez meses.

De este modo, los alumnos de esta modalidad no solo reciben una formación teórica, sino que van puliendo sus conocimientos, desarrollando sus competencias técnicas y consiguiendo experiencia en situaciones reales, como las que van a vivir cuando terminen sus estudios.

La FP Dual como respuesta al mercado laboral

Además de fortalecer las competencias profesionales de los alumnos en paralelo a su formación, la FP Dual también responde a una demanda del mercado. 

Según datos del Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional, en 2025 el 50 % de los empleos exigirá una calificación media, es decir, la que tienen técnicos y técnicos superiores de Formación Profesional. Ahora mismo, en España solo el 25 % de la población activa dispone de estos estudios.

“En los últimos años, el mercado laboral español ha evolucionado. Se demandan más puestos técnicos y muy cualificados en áreas como administración y finanzas, mecatrónica o sistemas informáticos, que titulados universitarios”, explica Piedad Curiel, investigadora de Repsol Technology Lab, quien también ejerce como tutora de los alumnos de formación dual que hacen sus prácticas en la compañía.

Especialidades vinculadas a STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), que forman parte de los 150 ciclos formativos que se acogen a la FP Dual:

Un futuro prometedor para la FP Dual

La enseñanza se adapta a lo que demanda el mercado y a las competencias profesionales que piden las empresas. Se da respuesta así a una condición imprescindible en un mercado de trabajo cada vez más especializado, tecnificado y competitivo.

En septiembre de 2021 se aprobó el proyecto de Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la Formación Profesional, que asegura que toda la FP será dual. Esta modalidad de formación girará en torno a varios ejes transversales: la innovación, la digitalización, la investigación aplicada y el emprendimiento.

Tomás Almarcha lo sabe bien. Él optó por la FP Dual y realizó sus prácticas en la planta de polietileno de baja densidad a cargo de un operador, ahora trabaja en el complejo industrial de Repsol en Tarragona. “Después de acabar mi grado universitario en Administración de Empresas no encontraba oportunidades de trabajo. Entonces vi una oferta de operador de planta y pensé que podía ser una salida laboral. No me lo pensé dos veces y me matriculé en el Ciclo Formativo de Grado Superior de Química Industrial. En la universidad aprendes muchas cosas abstractas, pero la FP Dual va a lo concreto de cada puesto de trabajo”. 

Esta modalidad formativa, según todos los expertos, va a ser fundamental para dar respuesta a uno de los grandes retos de la economía española: contar con trabajadores con una alta formación técnica, capaces de ejercer las nuevas profesiones que el mercado ya está demandando, en las que las nuevas tecnologías van a tener cada vez más protagonismo. 

Una chica formándose en FP Dual

Somos una de las empresas pioneras en la implantación de la Formación Profesional Dual en España.

Apostamos por FP dual

 que mejora la inserción laboral de los jóvenes.

Décimo aniversario

de la FP Dual y nuestra participación. 

Modelo de éxito

con más de 150 alumnos al año.