Gestión de lodos: convertimos residuos en nuevos recursos

Bloque Capipendi

El proceso de desorción térmica

En Repsol aplicamos criterios de economía circular en todas las operaciones y activos donde operamos. Una de las técnicas que empleamos es la desorción térmica de los lodos de perforación generados durante la fase de exploración.

Esta técnica, que está siendo aplicada en el campo Caipipendi de Bolivia, nos permite obtener de un residuo, como es el lodo usado en la perforación, dos nuevos recursos: combustible y agua, que vuelven a reintroducirse de forma separada y con fines distintos en los procesos.

En qué consiste esta técnica

El proceso de desorción térmica consiste en el calentamiento de los recortes de perforación (con concentraciones iniciales de 5 % hasta 50 % de hidrocarburos) hasta temperaturas comprendidas entre los 95 y los 500 °C, permitiendo la evaporación y condensación del agua y el hidrocarburo. De esta manera, se consigue obtener un material sólido seco (ceniza) con un contenido menor en hidrocarburo.

 

Beneficios circulares gracias a esta iniciativa

Las ventajas de usar la técnica de desorción térmica son las siguientes:

Gestión de lodos en cifras

15.000

toneladas

de residuos tratados desde 2016 mediante la desorción térmica.

2.000

m3

de diesel recuperado que se ha reutilizado en nuestras operaciones.

Zona de operaciones de Repsol

Clasificación por ejes y cadena de valor

Nuestros proyectos de economía circular responden a los ejes de nuestra estrategia y están repartidos a lo largo de toda la cadena de valor, desde la obtención de materias primas a la comercialización de productos y servicios.

Clasificación por ejes y cadena de valor