Saltar al contenido

Noticias Asfaltos

La Administración Pública apuesta por los microaglomerados en frío

Máquinas trabajando microaglomerado en frío
Logotipo del Ministerio de Fomento
En tiempos de baja inversión en infraestructura vial, el Ministerio de Fomento y otras Administraciones Públicas han apostado por las lechadas y microaglomerados en frío para la conservación de carreteras, incluyendo estas técnicas en sus pliegos.
 
El microaglomerado en frío, también conocido como lechada bituminosa o slurry, ha sufrido un alto desarrollo tecnológico desde su aparición en España a comienzos de los años sesenta. Hoy en día probablemente las lechadas o microaglomerados en frío sean los tratamientos más versátiles para la conservación de pavimentos, con una adecuada selección de los materiales a emplear, una correcta fabricación y aplicación permite, desde impermeabilizar el firme envejecido y fisurado de una carretera local, hasta dotarle de una elevada rugosidad que garantice una buena resistencia al deslizamiento de los vehículos en vías de elevada intensidad de tráfico y velocidad.
 
La aplicación de esta técnica de conservación preventiva ha cobrado importancia en el contexto económico y social actual, por las ventajas que presenta sobre otros tratamientos  como son el bajo coste, rapidez en ejecución y elevado rendimiento.
 
Cuando el firme no presenta grandes problemas estructurales ni deformaciones, el microaglomerado en frío constituye una solución muy eficiente por su fabricación y puesta en obra a temperatura ambiente, económica, y efectiva ya que permite recuperar las características superficiales iniciales perdidas del firme.
 
Desde Repsol impulsamos el empleo de estas técnicas de conservación adaptando nuestras emulsiones, tanto convencionales como modificadas, a los materiales empleados con el objetivo de conferir a la mezcla las propiedades esperadas.