Saltar al contenido
La compañía suma un séptimo proyecto renovable a su portafolio

Repsol desarrollará 26 nuevos parques eólicos en Aragón que suman 860 MW

  • Este nuevo proyecto, denominado Delta 2, será construido y operado por la filial de electricidad y gas de Repsol, y se desarrollará en los próximos tres años.
  • Los parques estarán ubicados en Aragón, entre las provincias de Huesca, Zaragoza y Teruel, donde Repsol también desarrolla los 335 MW del proyecto eólico Delta.
  • Repsol ya gestiona activos de bajas emisiones con una capacidad total instalada de 2.952 MW y tiene planes en marcha en renovables que suman otros 2.045 MW.
  • La compañía cuenta con siete proyectos renovables en marcha, situados en Andalucía, Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura y Portugal.
  • Delta 2 contribuirá al objetivo que se ha fijado Repsol de alcanzar cero emisiones netas en el año 2050, la primera compañía de su sector en asumir esta ambiciosa meta.
Nota de Prensa
PDF 254 KB Descargar documento

Repsol ha incorporado a su cartera de activos renovables un nuevo proyecto eólico de 860 MW en Aragón, con lo que avanza en su objetivo de ser una compañía con cero emisiones netas en el año 2050 y en su consolidación como actor relevante en la generación de electricidad baja en emisiones en la Península Ibérica.

El proyecto, denominado Delta 2, está compuesto por 26 parques eólicos ubicados entre las provincias de Huesca, Zaragoza y Teruel, que serán construidos y operados por la filial Repsol Electricidad y Gas. Se desarrollará a lo largo de los próximos tres años y, cuando esté en funcionamiento, permitirá suministrar electricidad a 1,8 millones de personas, aproximadamente, más que la totalidad de la población de Aragón. Asimismo, su generación renovable evitará la emisión de más de 2,6 millones de toneladas de CO2 al año respecto a la electricidad producida con carbón.

Delta 2 se suma a otros proyectos renovables que Repsol tiene en marcha en Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura: el eólico Delta, ubicado entre las provincias de Zaragoza y Teruel, cuyas obras empezaron en diciembre y que, con 89 turbinas y 335 MW, se prevé que entre en funcionamiento a finales de este año; el también eólico PI, situado entre Palencia y Valladolid, que tendrá una capacidad total instalada de 255 MW; un parque fotovoltaico en Cádiz (Sigma), de 204 MW; el proyecto fotovoltaico de Valdesolar (Badajoz), con 264 MW; y el también fotovoltaico Kappa, de reciente incorporación, con 126,6 MW y ubicado en Ciudad Real. Además, la compañía participa en el parque eólico flotante Windfloat Atlantic, en la costa norte de Portugal, con una capacidad total instalada de 25 MW, de los que 5 corresponden a Repsol.

Todos estos proyectos están ubicados en zonas con condiciones muy favorables de producción para cada tipo de tecnología, ya sea eólica o solar fotovoltaica, cuentan con terrenos disponibles y tienen garantizada la conexión a la red. La energía que generen servirá para el abastecimiento de las necesidades de la compañía y de su actual cartera de clientes de electricidad y gas, que en poco más de un año de actividad ya asciende a más de un millón.

Los activos renovables en desarrollo suman una capacidad de 2.045 MW, que junto con los 2.952 MW de capacidad total instalada con los que cuenta actualmente la compañía, consolidan a Repsol como un actor relevante en la generación de electricidad baja en emisiones en la Península Ibérica.

Para desarrollar estos activos, Repsol cuenta con un equipo especializado en energías renovables con amplia experiencia en el sector y que está creciendo notablemente, muestra de la decidida apuesta de la compañía por este negocio. 

Activos y proyectos de generación eléctrica de Repsol

Activos y proyectos de generación eléctrica de Repsol

Cero emisiones netas en 2050

La incorporación de este nuevo proyecto eólico consolida el compromiso de Repsol de liderar la transición energética y contribuye a la meta de ser una compañía con cero emisiones netas en el año 2050.
El pasado 2 de diciembre, Repsol anunció que orientará su estrategia para ser una compañía con cero emisiones neta en el año 2050, lo que la convierte en la primera de su sector en fijar esta ambiciosa meta, que pretende limitar el calentamiento del planeta en concordancia con los objetivos del Acuerdo de París, aspirando a que no supere 1,5 grados centígrados respecto a los niveles preindustriales.
Para alcanzar este objetivo, Repsol plantea nuevas metas de reducción de su indicador de intensidad de carbono sobre la base del año 2016: del 10% en 2025, del 20% en 2030 y del 40% en 2040, para avanzar hacia las cero emisiones netas de CO2 en el año 2050.
Estos objetivos servirán de base para el Plan Estratégico 2021-2025, que se presentará al mercado y a los inversores el próximo 5 de mayo.