Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Políticas de Cookies y que estás de acuerdo con su uso.
Aceptar.
Saltar al contenido

Relaciones comerciales

Relación con nuestros socios

Una mujer consulta un documento

Establecemos relaciones responsables con nuestros socios

Somos conscientes del cambio que podemos generar junto a nuestros socios en los países en los que estamos presentes. Con ellos, trabajamos para implementar las directrices ambientales, sociales, de seguridad y de salud que defendemos. Para conseguirlo nos apoyamos en nuestro sistema de gestión y en nuestro cuerpo normativo:
Gráfico sistema de gestión
  1. Evaluación de socios. Antes de tomar la decisión de adquirir un activo evaluamos los riesgos, tanto existentes como potenciales, que se pueden presentar en las operaciones comerciales y llevamos a cabo un proceso de debida diligencia.
  2. Acuerdos. Utilizamos generalmente un modelo de joint operating agreements (JOA), o acuerdos de operación conjunta, que define las responsabilidades y límites que cada socio tiene sobre la operación y gestión de un activo.
  3. Cláusula de derechos humanos. Contamos con una normativa específica en la que expresamente se indica que el operador debe respetar los derechos humanos internacionalmente reconocidos. Esto implica: abstenerse de vulnerarlos y, en caso de hacerlo, enfrentarse a las consecuencias.
  4. Auditorías. Realizamos controles periódicos para comprobar que los tres puntos anteriores se cumplen.
  • Colaboramos en Derechos Humanos con nuestros socios

Hombre de espaldas en una plataforma marítima. Brasil.

Brasil

El respeto a los derechos humanos orienta también nuestras actividades no operadas. De forma periódica se revisan las actividades de los operadores con el objetivo de mejorar el desempeño conjunto en materia de Derechos Humanos, al igual que en Seguridad y Medio Ambiente. Se trabaja junto a las principales compañías que operan en bloques conjuntos con Repsol compartiendo estándares y mejores prácticas, nuestra normativa, que está basada en los más altos estándares internacionales y nuestros casos de éxito, tanto a nivel mundial como específico de Brasil, como el ejemplo del proyecto Plataforma educativa de nuestra joint venture Repsol Sinopec Brasil, que cumple diez años de éxito en Brasil.

Otro ejemplo es el proyecto MAREM (Mapeamento Ambiental de Resposta a Emergência no Mar), que hemos desarrollado junto al IBP (Instituto Brasileiro de Petróleo, Gás e Biocombustíveis), IBAMA (Instituto Brasileiro de Meio ambiente e Recursos Naturais Renováveis) y otras empresas asociadas. Consiste en un mapa online georreferenciado de la costa, con informaciones llave y abiertas para auxiliar a las empresas de petróleo y gas en sus planes de respuesta a emergencia en caso de derrame de petróleo en el mar.

Cashiriari en el bloque Camisea

Perú (Bloque 88 en Camisea)

En este bloque del Perú Repsol cuenta con un 10% de participación en el consorcio. Desde el inicio de la participación de Repsol en el bloque, se ha trabajado intensamente con el resto de socios para mejorar el desempeño en aspectos de Derechos Humanos, al ser una zona sensible ubicada cerca de la Reserva Kugapakori-Nahua-Nanti (KNNR). Repsol ha compartido toda su experiencia en los procesos a seguir en áreas con presencia de comunidades indígenas y, en especial, con comunidades indígenas en aislamiento voluntario o en contacto inicial. Según dice nuestra norma, en aquellas operaciones en las que la compañía no tenga control de la gestión, informará a sus socios de estas políticas y pondrá a su disposición su conocimiento y técnicas para la implementación de sus objetivos.

En los años iniciales de operación se compartieron buenas prácticas en Programas de Monitoreo de Biodiversidad, Programas de monitoreo socioambiental participativo, Programas de relacionamiento comunitario, Programas de Contingencia Antropológica, etc.

Es relevante la decisión tomada en 2017 por el consorcio de liberar todas las áreas que no se encontraban en producción o desarrollo en este lote. El 82% del área liberada pertenece a la Reserva Territorial indígena Kugapakori, Nahua, Nanti. Repsol ha jugado un papel clave en dicha decisión, contraponiéndose a cualquier otra alternativa que no fuera la liberación de dichas áreas.