La formación es el primer paso

La preparación y sensibilización juegan un papel fundamental

Con la convicción de que la formación es el primer paso para asegurar el respeto a los derechos humanos en todas las esferas, enseñamos nuestro Código de Conducta y Ética no solo a los trabajadores internos de la Compañía, sino que también velamos porque lo respeten nuestros proveedores y contratistas. De esta manera:

  • Contribuimos al establecimiento de relaciones sólidas y duraderas con las comunidades, basadas en la confianza, el respeto mutuo y el valor compartido.
  • Velamos por la seguridad de nuestro personal, contratistas y vecinos, dentro y fuera de nuestras instalaciones.
  • Apoyamos la formación en derechos humanos, lo cual nos parece imprescindible para asegurar que el personal externo de seguridad actúe dentro de la legislación nacional e internacional vigente y para evitar conductas arbitrarias o discriminatorias que entrañen violencia física o moral contra las personas.
  • Diseñamos planes de formación interna para transmitir a los equipos de seguridad privados conocimientos sobre derechos humanos y les damos las herramientas necesarias para ello. En estas formaciones abordamos temas como los principios constitucionales que sostienen el estado de derecho, la importancia de que cada individuo cumpla con sus responsabilidades, las normativas sobre el trabajo forzoso y la coacción, el trabajo infantil, la discriminación y derechos constitucionales como el de reunión o asociación.

 

Cultura interna de respeto

Impulsamos entre los empleados una cultura de respeto a los derechos humanos y realizamos cursos de formación para empleados, comunidades, proveedores y contratistas.