Repsol e Iberia firman un convenio para avanzar hacia una movilidad más sostenible

Notas de prensa 14/07/2021
  • Esta colaboración se enmarca en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que promueve Naciones Unidas a través de la Agenda 2030.
  • Contempla programas y actividades conjuntas en tres ámbitos: el desarrollo de combustibles para aviación de bajas emisiones de carbono, la producción de electricidad e hidrógeno renovable para descarbonizar la flota de vehículos de Iberia y la transición ecológica hacia instalaciones más sostenibles a través de nuevas tecnologías basadas en inteligencia artificial, entre otras.  
  • Repsol lleva años inmersa en un proceso de transformación y de diversificación de sus negocios con el objetivo de liderar la transición energética, siendo la primera compañía de su sector en fijarse la meta de ser una compañía cero emisiones netas en el año 2050.
  • Iberia forma parte de IAG, primer grupo en comprometerse a lograr 0 emisiones netas en 2050. Además, en 2030 operará un mínimo de un 10% de sus vuelos con combustibles de origen sostenible.
  • Este convenio refuerza el papel de ambas compañías como actores relevantes en la transición energética y establece un marco general de colaboración para avanzar hacia la consecución de los objetivos globales de desarrollo sostenible.

14 julio 2021 - 10:30 UTC | PDF | 295.52 KB

Iberia y Repsol han firmado un convenio de colaboración para avanzar hacia una movilidad más sostenible, entre otros objetivos. El acuerdo entre la compañía multienergética y la aerolínea se enmarca en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que promueve Naciones Unidas a través de la Agenda 2030.

El Consejero Delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, y el Presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto,  han formalizado el acuerdo, que se traduce en el desarrollo de ambiciosos programas y actividades conjuntas en tres ámbitos: la investigación y producción de combustibles para aviación de origen sostenible, capaces de reducir la huella de carbono derivada de su combustión en vuelo;  el desarrollo de procesos para la producción y suministro de electricidad e hidrógeno renovable que permitan descarbonizar la flota de vehículos terrestres de Iberia; y  la gestión energética de las instalaciones de Iberia mediante sistemas avanzados (Energy Management System) e inteligencia artificial, así como instalaciones de autoconsumo.

Para Javier Sánchez-Prieto, Presidente de Iberia, “este acuerdo con Repsol es completamente estratégico para que Iberia pueda avanzar en el compromiso de sostenibilidad que ha adquirido. Nuestra estrategia de sostenibilidad actual se basa, sobre todo, en lograr la máxima eficiencia de nuestras operaciones, reducir la densidad de las emisiones de nuestros clientes y ofrecerles una experiencia de viaje cada vez más sostenible. El acuerdo con Repsol refuerza nuestra apuesta más a futuro por la investigación y el desarrollo de combustibles para aviación de origen sostenible, la transición ecológica de nuestros equipos en aeropuertos y una gestión más eficiente de nuestras instalaciones”. 

Por su parte, el Consejero Delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha afirmado que “la puesta en marcha de este acuerdo de colaboración con un socio estratégico para la compañía como es Iberia es un paso más en el Plan Estratégico de la compañía, que nos permitirá avanzar en el objetivo de ser una compañía cero emisiones en 2050. Repsol tiene la capacidad de ofrecer una respuesta global a las necesidades de un sector como es el de la aviación, que requiere una solución multienergética para cubrir su demanda de energía, tanto en tierra como en aire, donde la electrificación presenta dificultades”.

En este sentido, Repsol lleva años inmersa en un proceso de transformación y de diversificación de sus negocios con el objetivo de liderar la transición energética, siendo la primera compañía de su sector en apoyar el Protocolo de Kioto, en emitir un bono verde y, también, en diciembre de 2019, en fijarse la meta de ser una compañía cero emisiones netas en el año 2050. Para ello, ha presentado un Plan Estratégico 2021-2025 que marcará la transformación de la compañía en los próximos años y supondrá una aceleración en la transición energética.

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) ha definido dos objetivos globales para el sector: una mejora del 2% anual en la eficiencia del consumo de combustible hasta 2050 y un crecimiento neutro en carbono a partir de 2020. Para lograr estas metas y promover el crecimiento sostenible de la aviación internacional, la OACI está aplicando una serie de medidas que incluyen mejoras en la tecnología aeronáutica y operativas, combustibles de aviación sostenibles y otras basadas en el mercado como las recogidas en el Plan de Compensación y Reducción de Carbono para la Aviación Internacional (CORSIA).

Iberia forma parte de IAG, que ha ido más allá de este objetivo de OACI y ha sido el primer grupo aéreo en comprometerse a lograr 0 emisiones netas en 2050. Además, en 2030 las aerolíneas de IAG operarán un mínimo de un 10% de sus vuelos con combustibles de origen sostenibles. El Grupo adquirirá un millón de toneladas de combustible de aviación sostenible al año, lo que le permitirá reducir las emisiones de carbono en dos millones de toneladas para 2030, lo que equivale aproximadamente a la absorción de CO2 de un bosque con una extensión similar a 400.000 campos de fútbol. Adicionalmente, IAG se convertirá en el primer grupo de aerolíneas del mundo en extender su compromiso de emisiones netas cero de CO2 a su cadena de proveedores. 

Iberia está desarrollando su estrategia medioambiental sobre tres pilares: operaciones más eficientes − donde se incluyen todas las iniciativas de renovación de flota, reducción del consumo de combustible y electrificación de sus vehículos, entre otras −; una experiencia de viaje más sostenible para sus clientes − a través de la digitalización de servicios, la eliminación progresiva de plásticos a bordo, el desarrollo de su sistema de gestión de residuos y la compensación de la huella de carbono−; y su compromiso con la transición ecológica de la aviación a través, sobre todo, de su colaboración en la investigación y desarrollo de combustibles de origen sostenible. 

Repsol produjo en 2020 los dos primeros lotes de biojet del mercado español en sus centros industriales de Puertollano y Tarragona, y su fabricación se extenderá a otras instalaciones de Repsol en España. Con este hito, en línea con su vocación de ofrecer soluciones pioneras para el sector aeronáutico, la compañía multienergética ha avanzado en la producción de combustibles con baja huella de carbono en un sector como el de la aviación, donde alternativas como la electrificación no son viables en estos momentos.

Además, Repsol lidera el suministro multienergético en España, aportando soluciones que mejoran la eficiencia, aumentando el peso de energías de bajas emisiones. La compañía ya tiene en marcha iniciativas para fabricar combustibles de bajas emisiones basados en residuos en los distintos centros industriales, un eje que forma parte de su estrategia de descarbonización. Asimismo, producirá combustibles sintéticos cero emisiones netas a partir de hidrógeno renovable y CO2, que podrán utilizarse en los motores instalados actualmente en los aviones. 

Por todo ello, ambas compañías han configurado un grupo de trabajo, formado por representantes de las dos empresas, en el que se concretarán todas las actividades y proyectos de futuro con el objetivo de lograr una movilidad más sostenible y una gestión energética más eficiente.