una mujer rellena tarros con productos comprados a granel, un ejemplo de consumo responsable

Tiempo de lectura: 8 min

En 2050, se espera que la población mundial alcance los 9.600 millones de personas. Esto es una excelente noticia para el aumento de la prosperidad, pero incrementará el consumo y la generación de residuos, lo que contribuye notablemente a la aceleración del cambio climático. El consumo responsable es una actitud que implica la toma de decisiones bien razonadas sobre los productos que se compran, considerando sus beneficios ambientales, sociales y económicos. 

¿Qué es el consumo responsable?

El consumo responsable tiene como objetivo integrar los aspectos sociales, ambientales y éticos en las decisiones de compra. Así, los consumidores comprometidos con este modelo son personas informadas que buscan minimizar la huella ecológica con sus acciones y ejercer un efecto positivo en la sociedad. 

Frente al consumo excesivo, la compra sostenible se guía por los siguientes principios:

  • Reducción: el usuario trata de limitar el consumo, valorando la necesidad de algunas compras.
  • Eficiencia energética: además, busca productos eficientes, de bajo consumo, que puedan reutilizarse o reciclarse.
  • Sostenibilidad: por último, revisa que los componentes no tengan un efecto negativo en el medio ambiente, una vez finalice la vida útil del artículo.

La economía lineal de «usar y tirar» tiene consecuencias medioambientales, ya que favorece la generación de residuos. Estos desperdicios se van descomponiendo en condiciones anaerobias generando metano (CH4), CO2 y otros gases que favorecen el calentamiento global y, en consecuencia, el cambio climático. El tránsito de un modelo de economía lineal hacia uno circular puede mitigar estos efectos negativos del consumo. Hasta el momento, las acciones para fomentar la economía circular en Europa se habían centrado, sobre todo, en la producción sostenible y en el papel de las empresas e industrias, desplazando el rol del consumidor, imprescindible en esta transición hacia un modelo económico de desarrollo sostenible. 

Repsol y el consumo responsable

En Repsol estamos alineados con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y contribuimos a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Así, nuestro Plan Estratégico 2021-2025 incorpora una decidida apuesta por la innovación y la tecnología como herramientas para dar respuesta a la transición energética y a un modelo de economía circular acorde con las necesidades actuales de nuestros clientes.

Como empresa multienergética líder en el compromiso con los acuerdos por el clima, esta es nuestra contribución a los ODS de las Naciones Unidas:

  • Trabajo decente y crecimiento económico: contribuimos al desarrollo económico y social, apostando por el empleo de calidad, seguro e inclusivo en toda nuestra cadena de valor. Actualmente, proporcionamos empleo directo a más de 24.000 profesionales de más de 70 nacionalidades.
  • Acción por el clima: impulsamos la sostenibilidad y la eficiencia de nuestros procesos productivos para contribuir a un futuro de bajas emisiones compatible con el Acuerdo de París. De este modo, hemos obtenido la máxima certificación (etiqueta A) sobre el origen respetuoso con el medio ambiente de la electricidad que comercializamos (93,5 % renovable, con garantías de origen; y 6,5 % de bajas emisiones).
  • Energía asequible y no contaminante: apostamos firmemente por proporcionar energía y tecnologías menos contaminantes, más accesibles y seguras que ayuden al desarrollo económico y social sostenible. Los nuevos objetivos de la compañía prevén un aumento del 60 % de la capacidad instalada de generación renovable en 2030, hasta alcanzar los 20 GW. En 2025, el nuevo objetivo de capacidad instalada se sitúa en 6 GW.
  • Agua limpia y saneamiento: trabajamos en una gestión integral del agua para aumentar la eficiencia en el uso de los recursos hídricos y minimizar la huella ambiental, a través de nuestra herramienta Repsol Water Tool.
  • Industria, innovación e infraestructura: promovemos la búsqueda de nuevos caminos para generar una energía más sostenible y transformarla de forma más eficiente, impulsando la innovación desde nuestro Repsol Technology Lab.
  • Producción y consumo responsable: aspiramos a gestionar de forma integral y racional todos los recursos naturales, los procesos y residuos generados de nuestra actividad a lo largo de toda la cadena de valor. Además, promovemos el consumo responsable entre nuestros clientes, mediante iniciativas como Waylet, Vivit e impulsamos la economía colaborativa mediante servicios de carsharing como WiBLE
wible

Fomentamos el consumo responsable con iniciativas como Wible

Descubre la movilidad sostenible con el servicio de carsharing impulsado por Repsol

Contamos con más de 500 vehículos híbridos enchufables distribuidos por la ciudad de Madrid