Saltar al contenido

Cambio climático

Precio de carbono

Defendemos la fijación de un precio para el carbono

Detalle de estructura de complejo industrial
Creemos que debe establecerse un precio del carbono para todos los sectores productivos en el mundo como elemento clave en las políticas destinadas a combatir el cambio climático.
Vista de una plataforma petrolera en el mar

Así, cada tonelada de CO2 tendría asociado un precio que todos, desde la industria al consumidor final, verían repercutido en su actividad y que les permitiría tomar conciencia y modificar sus hábitos hacia una producción y un consumo de energía lo más eficiente posible. Esto se vería reforzado, además, con información clara y transparente sobre los costes y su repercusión en cada actor implicado. Algunas de las ventajas de la fijación del precio del carbono son:

  • Permite abordar la transición energética de manera ordenada y con el menor coste para el consumidor.
  • Promueve las tecnologías innovadoras que sean compatibles con el escenario de 2ºC.
  • Incentiva a las empresas a reducir sus emisiones, al incluirlo en el coste final de todos los productos.

En base a esto, y a falta de medidas de alcance global, en Repsol hemos establecido un precio interno de carbono que aplicamos a toda nueva inversión que llevamos a cabo. Los valores que hemos fijado son de 25US$/t en 2018, alcanzando 40 US$/t a partir de 2025.

La fijación de un precio interno del carbono nos permite

Corporeas de Repsol en el Technology Lab
Evaluar y tomar decisiones sobre nuestras inversiones, actuales o futuras.
Vista de un bosque tropical
Asegurar el control del impacto de nuestra actividad sobre el cambio climático.
Vista del auditorio de Campus Repsol
Determinar cómo afectan las políticas climáticas a nuestras inversiones.
Científica en el Repsol Technology Lab
Impulsar un diseño energéticamente eficiente desde el origen de los proyectos que llevamos a cabo.