El gas natural como combustible eficiente en la transición

Tenemos la clave para la transición energética

Apostamos por el gas natural para promover una transición ordenada hacia un futuro de bajas emisiones, principalmente por su potencial a corto plazo de sustitución del carbón para generación eléctrica.

Nuestro portafolio de Exploración y Producción refleja esta posición, con uno de los mayores valores de la relación del gas frente al petróleo de la industria. En este sentido, minimizar las emisiones de metano a la atmósfera es fundamental para asegurar las ventajas del gas natural como una fuente de energía de menor intensidad de carbono, aspecto clave en la transición energética.

Consideramos al gas natural como la solución más eficiente para promover una transición estructurada hacia un futuro de bajas emisiones.  Entre sus ventajas, señalamos:

Nuestro objetivo reducir la intensidad de las emisiones de metano

El gas natural es un elemento clave en la transición energética, por eso hemos asumido el objetivo de reducir un 25% la intensidad de las emisiones de metano en nuestros activos operados en 2025 con respecto al 2017. Para 2030 ha asumido un nuevo objetivo específico de alcanzar una intensidad de metano del 0,2%, un valor reconocido como una intensidad próxima a cero para el sector de O&G y que además coincide con la ambición anunciada por la iniciativa OGCI (Oil and Gas Climate Initiative) de la que Repsol forma parte. La consecución de esta meta se soporta principalmente en tres líneas de actuación:

  • Implementación de tecnologías más precisas de detección y cuantificación de emisiones.
  • Identificación y aplicación de oportunidades tecnológicas de reducción de emisiones.
  • Transición a un portafolio de menores emisiones.

 

Apoyamos la regulación para impulsar la reducción de emisiones de metano

  • Estamos comprometidos con la reducción de las emisiones de metano en nuestras operaciones y apoyamos el papel que puede jugar la regulación especifica de metano para conseguirlo, junto con esfuerzos voluntarios como nuestro objetivo de reducir en un 25% la intensidad de emisiones de metano en los activos operados de exploración y producción en 2025 y conseguir una intensidad de metano del 0,2% a 2030.
  • Nuestras inversiones en innovación tecnológica, a través de nuestro fondo de corporate venturing y a través de OGCI-CI (Oil & Gas Climate Initiative – Climate Investments), también contribuirán a aumentar nuestra capacidad de reducción de emisiones. Conoce nuestras inversiones en esta materia.
  • Nuestra ambición es involucrar proactivamente a otros actores en la cadena de valor del gas, como nuestros socios en joint ventures de producción y transporte de gas, animándolos a adquirir compromisos similares.
Mujer trabajando en una refinería

Estrategia de metano de la Unión Europea

Los gobiernos tienen un papel fundamental en el desarrollo e implementación de políticas y regulaciones para conseguir reducciones de las emisiones de metano. Por ese motivo, en mayo de 2020 Repsol, junto con bp, Environmental Defense Fund, Eni, Equinor, Florence School of Regulation, Rocky Mountain Institute, Shell, Total y Wintershall DEA, propusieron una serie de recomendaciones políticas a la Comisión Europea, de cara a su Estrategia de Metano con el objetivo de reducir las emisiones de metano en el marco del Pacto Verde Europeo.

El pasado 14 de octubre de 2020 la Comisión Europea ha publicado su Estrategia de Metano. Reforzando nuestro compromiso con la transparencia, apoyamos firmemente la propuesta de la Comisión de la mejora de los procesos de monitorización, reporte y verificación (MRV) de las emisiones de metano relacionadas con el sector energético, de acuerdo con la metodología establecida por la iniciativa Oil & Gas Methane Partnership (OGMP). La creación de un observatorio internacional e independiente que centralice la información es clave para la transparencia y permitirá a la industria unificar criterios y metodologías.

Las nuevas medidas obligatorias para la detección y reparación de fugas (LDAR) en toda la cadena de valor del gas y la implementación de nuevas tecnologías y datos mejorados de los satélites ayudarán a acelerar las acciones de mitigación. Para abordar las reducciones reales, es necesario el establecimiento de objetivos que incluyan no solo la producción en Europa, si no también las importaciones. Nuestra ambición colectiva de OGCI de un 0,2% en base al intensivo de emisiones de metano enfocado al Upstream para 2025 puede ser una referencia, como queda recogido en nuestras recomendaciones a la Comisión Europea.