parque eólico

Tiempo de lectura: 11 min

A lo largo de la historia, el viento se ha utilizado para mover molinos de grano o empujar las naves que surcaban los mares. Sin embargo, no es hasta bien entrado el siglo XIX cuando se conciben los primeros aerogeneradores capaces de generar electricidad a partir de la fuerza del viento. En la actualidad, el elevado potencial de la energía eólica y su valor estratégico la sitúan como una de las fuentes renovables llamada a jugar un papel determinante entre las tecnologías que permitirán alcanzar una economía europea climáticamente neutra en 2050. 

¿Qué es un parque eólico?

Un parque eólico, también denominado campo eólico, es una extensión de varios kilómetros cuadrados que alberga un conjunto de turbinas eólicas para aprovechar los vientos de la tierra o el mar y generar electricidad, que se vierte a la red para su consumo. 

Estas turbinas o aerogeneradores eólicos funcionan según un principio muy sencillo, sacándole el máximo partido a la fuerza del viento, que en este caso actúa como fuente de energía primaria. Al hacer girar sus aspas produce energía cinética y, posteriormente, un generador convierte esa energía cinética en energía eléctrica.

La cantidad de energía que puede producir un campo eólico depende de la localización, del tamaño de las turbinas y de la longitud de sus palas. La capacidad de los aerogeneradores ha ido aumentando con el paso del tiempo, gracias a la investigación y el desarrollo en este campo. En 1985, el modelo de turbina más extendido tenía una capacidad de 0,05 megavatios (MW) y un diámetro de rotor de 15 metros. En la actualidad, los grandes proyectos de energía eólica tienen una capacidad de turbina superiores a los 5 MW.

Los continuos avances en la fabricación y el diseño de los aerogeneradores, combinados con la mejora de las infraestructuras, han conseguido reducir notablemente los costes de la energía eólica y han reafirmado su posición como motor clave en la transición energética. Según informa WindEurope, en 2021 los parques eólicos europeos generaron 437 teravatios-hora (TWh) de electricidad, cubriendo el 15 % de la demanda de media, si bien en varios países superó el 20 % de la cobertura eléctrica, como en el caso de Portugal (26%), España (24%) o Alemania (23%).

¿Cómo funcionan los parques eólicos?

Un aerogenerador está compuesto por una torre, una góndola y un rotor en su parte superior con múltiples palas, orientadas en la dirección del viento. Las hélices giran alrededor de un eje horizontal que actúa sobre un generador de electricidad. La energía renovable producida por cada aerogenerador se transporta hasta el nivel del suelo a través de unos cables eléctricos subterráneos que la conducen hasta el transformador de la central eólica , encargado de redistribuirla para abastecer la red eléctrica y cubrir las necesidades de energía de hogares y empresas. 

hombre enseñando a un niño como es un parque eolico

Funcionamiento de los aerogeneradores

El funcionamiento de un aerogenerador depende de un mecanismo muy sencillo. El rotor, activado por el viento, transmite su movimiento a un eje de alta velocidad. Este multiplicador transforma el lento desplazamiento de las palas (entre 18 y 25 revoluciones por minuto) en una rotación más rápida (de hasta 1.800 revoluciones por minuto) capaz de hacer funcionar el generador eléctrico. Este último, será el encargado de transformar la energía mecánica recibida en energía eléctrica. Los aerogeneradores se clasifican generalmente de acuerdo con la dirección del eje:

  • Aerogeneradores de eje vertical o VAWT (Vertical Axis Wind Turbine): sus palas rotan en torno a un eje central vertical.
  • Aerogeneradores de eje horizontal o HAWT (Horizontal Axis Wind Turbine): en este caso, las palas giran en dirección perpendicular a la velocidad del viento.

Recientemente, se ha lanzado un nuevo modelo de aerogenerador sin aspas de fácil instalación y mantenimiento que se adapta más rápidamente a los cambios en la dirección del viento. El dispositivo se compone de un cilindro que oscila al impactar el viento sobre él. El movimiento del cilindro genera energía mecánica que, a su vez, se transforma en electricidad gracias a un alternador. 

hombre revisando el funcionamiento de un parque eolico

Funcionamiento del transformador (central eólica)

Una vez el generador transforma la energía cinética que recibe en electricidad, se utiliza un transformador para elevar la tensión (de 20 KV – 66 KV) y poder transportar la corriente por el parque eólico. De este modo, la energía se transmite mediante cables de media tensión hasta la subestación. Una vez allí, se convierte en corriente de alto voltaje (por encima de los 132 KV). A continuación, se coloca una línea de evacuación que transfiere la electricidad hasta las instalaciones conectadas a la red de distribución. Esta última, será la encargada de transportar la electricidad hasta las empresas y los hogares. 

Descubre nuestro proyecto Windfloat Atlantic

Es el primer parque eólico flotante semisumergible en el mundo y pertenece al consorcio WindPlus, formado por EDP, Renováveis, Engie, Repsol y Principle Power. Cuenta con una tecnología innovadora para aprovechar la energía del viento en el mar. Conoce todo sobre este proyecto pionero.

Cómo se decide dónde instalar un parque eólico

Los parques eólicos se instalan normalmente en lugares donde se puedan aprovechar los vientos terrestres o marinos (gracias a las características eólicas de la zona y la adecuación del emplazamiento) sin interferir con el entorno o perjudicar el hábitat natural de las especies. Por ese motivo, cuando se elige dónde se colocan se tienen en cuenta las siguientes cuestiones:

  • El posible impacto en el medioambiente.
  • La intensidad y la frecuencia de los vientos.
  • La orografía, así como la accesibilidad al lugar.
  • La viabilidad legal y territorial.

Organismos oficiales como el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) han desarrollado metodologías para estudiar la viabilidad de las localizaciones donde instalar un parque eólico y valorar, antes de desarrollar el proyecto, su huella ecológica y la capacidad de producción durante toda su vida útil.

Repsol ha avanzado también en su expansión internacional con la firma de un acuerdo con el Grupo Ibereólica Renovables, que le da acceso a una cartera de proyectos en Chile de más de 1600 MW hasta el año 2025 y la posibilidad de superar los 2600 MW en 2030.