energía mateomotriz, la fuerz de las mareas

Tiempo de lectura: 4 min

¿Qué es la energía mareomotriz?

La energía mareomotriz, también llamada energía oceánica, es un tipo de energía renovable que es capaz de aprovechar el movimiento de las mareas y transformarlo en energía eléctrica. 

La energía mareomotriz es por tanto una fuente de energía limpia e inagotable, por lo que es una opción perfecta para avanzar hacia un sistema energético más sostenible. Plataformas como la BiMEP, Biscay Marine Energy Platform, cuya función principal es el ensayo y demostración de captadores de olas en mar abierto, confirma que los océanos y las mareas pueden ser un gran aliado en las energías renovables.

Actualmente, gracias al I+D+I (investigación + desarrollo + innovación), las energías renovables constituyen una pieza clave para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Por su parte, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) afirma que la participación de las renovables en el suministro eléctrico global “pasará del 26% en 2018 al 44% en 2040”, lo que además tendrá un efecto económico positivo sobre la economía global y el desarrollo. 

la fuerza del mar

Los diferentes tipos de energías marinas

Antes de seguir profundizando en la energía mareomotriz y su papel en la transición energética conviene aclarar que nuestros océanos nos pueden aportar energía de maneras muy diversas:

  1. Energía mareomotriz: tal y como hemos visto, se aprovecha la subida y la bajada de las mareas que produce la atracción gravitatoria ejercida por el Sol y la Luna sobre nuestro planeta. Un fenómeno natural fácilmente previsible a partir del cual el movimiento del agua se puede transformar en electricidad.
  2. Energía undimotriz: También conocida como energía olamotriz, aprovecha el movimiento de las olas. En este caso, la radiación del Sol causa un calentamiento desigual de la Tierra que provoca el desplazamiento de las masas de aire y la formación de los vientos que causan el oleaje.
  3. Energía de corrientes: Se emplea la energía cinética de las corrientes marinas.
  4. Energía del gradiente térmico o maremotérmica: basándose en la diferencia de temperatura entra las aguas de la superficie y las profundas, se aprovecha la energía térmica del mar.
  5. Energía del gradiente salino o energía azul: Se obtiene energía a partir de la diferencia en la concentración de sal que hay entre el agua del mar y la de los ríos.

Además de estas ventajas, también hay que tener en cuenta que las centrales mareomotrices tienen una vida útil muy larga. Hasta la fecha todavía hay pocas plantas energéticas de este tipo, pero los resultados son muy positivos. Por ejemplo, la primera central mareomotriz se construyó en la Rance (Francia) en 1966, por lo que lleva operativa más de 55 años y se estima que podrá generar electricidad durante muchos más. A continuación vamos a ver en detalle el funcionamiento de este tipo de centrales. 

¿Cómo funciona una central mereomotriz?

Las centrales mareomotrices se encargan de del proceso de transformar la energía de las mareas en energía eléctricaPara conseguirlo se precisan instalaciones submarinas que cumplan unas condiciones geográficas muy específicas. 

Según el IDAE, Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, una central mareomotriz tiene que instalarse en un estuario, una bahía o una ría en la que entre la pleamar (máximo nivel del mar) y la bajamar (mínimo nivel del mar) haya más de 5 metros de diferencia. Teniendo en cuenta estas características, se construyen centrales mareomotrices que  cuentan con turbinas y alternadores que con el giro de sus aspas y con la propia circulación del agua se encargan de producir la energía eléctrica.

turbinas de energía mareomotriz

Tipos de centrales mereomotrices

En función de cómo se genera la electricidad, existen 3 tipos de centrales mareomotrices:

  1. Presa de mareas: Consiste en una presa situada en el nivel más alto que alcanza la marea. Cuando la marea sube, las compuertas del dique se abren para que el agua llene el embalse. Y cuando este alcanza su nivel máximo, se cierran. Más tarde, cuando la marea baja se abren las compuertas y el agua del interior del embalse sale hacia el mar poniendo en funcionamiento las turbinas. Este tipo de central mareomotriz es una de las menos comunes, puesto que no existen muchas zonas geográficas que presenten las condiciones ideales para construirlas.
  2. Generador de corriente de marea: Los generadores de corriente de marea, también llamados TSG, emplean la energía cinética del agua en constante movimiento. En este caso, las hélices de las turbinas giran transfiriendo la energía a un generador que la transforma en electricidad.
  3. Energía mareomotriz dinámica o DTP: Este tipo de central mareomotriz podría calificarse como una combinación de las dos anteriores. El paso de las diferentes corrientes mueve las hélices de las grandes represas provocando la generación de energía.