el metaverso, un mundo totalmente virtual

El desarrollo de tecnologías disruptivas y emergentes como el blockchain, la inteligencia artificial y, en concreto, la realidad virtual, o la mejora de las comunicaciones con el 5G, ha preparado el camino hacia la creación de nuevos universos virtuales con posibilidades ilimitadas, los metaversos. Lo que se conoce ya como la siguiente gran evolución de internet (llamada Web3 o Web descentralizada) es, entre otros, un mundo virtual que, apoyado en las criptomonedas y los NFT (non fungible token o token no fungible, en español) promete cambiarlo todo, desde el modo en que nos relacionamos hasta la manera en la que trabajamos, aprendemos o disfrutamos del tiempo libre. 

¿Qué es el Metaverso?

La palabra metaverso es un acrónimo compuesto a partir del prefijo griego «meta» (más allá) y de la contracción de universo, «verso», por lo que podría interpretarse como un universo que está más allá del que conocemos actualmente. La idea es crear un mundo digital al que se accederá a través de dispositivos de realidad virtual y realidad extendida, de manera que la interacción dentro de él sea similar a la que tenemos en la realidad. 

El término «metaverso» apareció por primera vez en una obra de ciencia ficción del autor estadounidense Neal Stephenson, publicada en 1992, Snow Crash. En la novela, los protagonistas utilizan terminales y gafas especiales que les proyectan a una zona virtual en tres dimensiones en la que, representados por avatares, interaccionan entre ellos y con el entorno.

No obstante, si queremos conocer el origen tecnológico de los mundos virtuales, tenemos que remontarnos a 1978, cuando Richard Bartle creó MUD, un juego multijugador en tiempo real, considerado en la actualidad el primer ejemplo de mundo virtual. Un poco más tarde, en 2003, se lanzó Second Life, la primera plataforma multimedia online que permite a los usuarios crearse un avatar y desarrollar una segunda vida en una comunidad virtual.

Desde entonces, ha habido distintas representaciones y aplicaciones del concepto. En 2017, el videojuego Fortnite (de Epic Games) comenzó a explorar la interacción entre personas y tecnologías expandiendo la orientación de «sólo» juego hacia la inclusión de eventos sociales donde se congregaban a una misma hora a millones de usuarios en todo el mundo. Por otra parte, el visionario director de cine Steven Spielberg popularizó en 2018 la idea del multiverso en la adaptación cinematográfica de Ready Player One, una novela de ciencia ficción del escritor estadounidense Ernest Cline, que sirvió para aunar las bases sobre cómo nos imaginamos el Metaverso. 

una chica con gafas de realidad virtual y su avatar

Características del Metaverso

En los últimos años, hemos asistido a la revolución del internet móvil, lo que nos ha permitido acceder a nuestras aplicaciones online y ecosistemas sociales desde cualquier lugar en tiempo real. La clave del metaverso está en que el acceso a esos entornos virtuales pueda ser una experiencia totalmente inmersiva. 

Mediante el uso de un avatar, se podrán celebrar reuniones de trabajo en una oficina virtual compartida, asistir a conciertos, eventos deportivos, adquirir activos digitales o generar nuevos canales de distribución para bienes y servicios. 

A continuación haremos un repaso por las principales características de este nuevo concepto de internet que, como veíamos en el apartado anterior, está en pleno proceso de expansión. 

  • Inmersivo: con la llegada del metaverso, el acceso a los espacios virtuales en línea será posible también a través de las tecnologías de realidad aumentada y realidad virtual. Los usuarios con la ayuda de nuevos dispositivos, como las gafas de realidad virtual, los trajes hápticos o los sensores wearables, podrán aparecer como un avatar en el mundo virtual y moverse e interactuar en ese entorno donde la frontera entre la dimensión digital y la física queda desdibujada. 
  • Interconectado: El metaverso se concibe como un ecosistema que conectará la multitud de aplicaciones y servicios que se integran en él. De este modo, la interoperabilidad es otra de las características fundamentales de este universo digital en línea, en el que los usuarios podrán interactuar simultáneamente con varias aplicaciones a la vez. En otras palabras, será posible desplazarse por diferentes espacios virtuales temáticos o interrumpir una actividad para iniciar otra nueva sin abandonar el metaverso.
  • Regido por leyes propias: Esta evolución de internet hacia un multiverso digital de posibilidades infinitas que va a cambiar completamente nuestra forma de trabajar, socializar, consumir y aprender, conlleva un desafío legal sin precedentes. Por un lado, será necesario regular los derechos del avatar personal con el que el usuario explora e interactúa en el metaverso. La economía es otro de los grandes retos que plantea el universo virtual, especialmente porque más allá de poder usar dinero real en las transacciones que realicemos, también se podrán intercambiar criptomonedas y otros criptoactivos como forma de pago.
  • Ininterrumpido: Los usuarios tendrán la posibilidad de interactuar entre sí y con el mundo digital en tiempo real, pero cuando abandonen el ecosistema este seguirá existiendo, expandiéndose y avanzando. Así pues, el metaverso marcará el final del «game over».
  • Visionario: El metaverso, tal como se concibe en la actualidad, es un proyecto a largo plazo que está aún en una fase muy incipiente de desarrollo. Hay grandes empresas tecnológicas invirtiendo en la creación del software y hardware que dé forma a esta comunidad virtual con enorme potencial para las compañías y la sociedad en general. Por el momento, puede no tener un retorno sobre la inversión inmediato, pero grandes firmas de todos los sectores ya están incluyendo en sus planes estratégicos acciones encaminadas a hacerse un hueco dentro del metaverso para comercializar bienes y servicios físicos y digitales. 

¿Qué planes están desarrollando las grandes tecnológicas en torno al metaverso?

El metaverso es un mundo virtual en construcción que podría suponer la gran revolución del internet móvil en los próximos años. Empresas tecnológicas de todos los ámbitos están colaborando para desarrollar aplicaciones y herramientas que den forma a este ecosistema virtual en tres grandes áreas: como experiencia lúdica, como entorno empresarial y como herramienta para las interacciones sociales. Estos desarrollos supondrán una nueva economía digital basada en la entrega de innovadoras experiencias, productos digitales y mecanismos de financiación. A continuación, vamos a ver algunos ejemplos de estos planes para impulsar el metaverso. 

un chico jugando a un videojuego dentro del metaverso

Roblox Corporation, Epic Games (Tencent)

El objetivo de estas plataformas es crear mundos digitales para sus videojuegos, donde reunir a las personas en escenarios 3D para vivir experiencias, disfrutar de eventos en vivo y socializar. Además de crear un universo virtual en sí, estas compañías son pioneras en otra de las tecnologías que marcará el futuro del metaverso: las transacciones con divisas digitales. Por otro lado, suponen un modelo de negocio sin precedentes, donde se ofrece la posibilidad de realizar transacciones, potenciar la experiencia de usuario y mejorar la relación con las marcas.  

dos niños con gafas de realidad virtual para acceder al metaverso

Microsoft Corporation

Microsoft también está desarrollando un ambicioso plan para incorporar las experiencias virtuales inmersivas en sus plataformas. La compañía está desarrollando un metaverso de carácter empresarial que busca dinamizar las reuniones de Teams y hacerlas más interactivas, utilizando avatares animados en reuniones 2D y 3D. Paralelamente, considera el metaverso como una excelente oportunidad para crear nuevas experiencias 3D en su división de videojuegos.

Con ese objetivo, ha adquirido recientemente Activision Blizzard, una de las principales compañías de videojuegos del mundo, con casi 400 millones de usuarios en activo en 190 países. La finalidad que busca es doble: por un lado, potenciar su base de tecnología en la creación de avatares y renderización de videojuegos; por otro, impulsar la creación de metaversos en los videojuegos que posee.

Una mujer interactuando en un espacio dentro del metaverso gracias a la realidad virtual

Meta Platforms, Inc. 

En 2021, Mark Zuckerberg comunicaba en el evento Facebook Connect que la compañía iba a cambiar su nombre por el de Meta Platforms, Inc., en una clara apuesta por el metaverso como la siguiente evolución de la red social más conocida del mundo. El líder de la corporación ha anunciado ya avances en toda una serie de ámbitos, desde nuevos dispositivos de hardware hasta software para construir y explorar esta nueva versión inmersiva de internet. Zuckerberg ha señalado que los esfuerzos de sus equipos de investigación irán dirigidos al desarrollo de herramientas de realidad virtual y a encontrar nuevas formas de que la inteligencia artificial aprenda por sí misma. 

Repsol y el Metaverso

equipo de realidad virtual sobre paneles solares

En Repsol llevamos 30 años siendo un referente del sector Oil & Gas por nuestra capacidad para adelantarnos a los cambios y adaptar la organización a nuevos escenarios, tecnologías y formas de trabajo. De este modo, concebimos el metaverso como una excelente oportunidad para crear un nuevo canal de comunicación con nuestros grupos de interés en torno a cuatro áreas de acción:

  • Profesionales: Un punto de encuentro virtual para generar pertenencia y atender las necesidades de nuestros profesionales.
  • Inversores: Un espacio donde impulsar el networking virtual.
  • Proceso comercial:  Un universo en el que potenciar nuestra imagen de marca y acercársela a nuestros clientes.
  • Relación con clientes y proveedores: Un ecosistema que ofrece un soporte visual para que nuestros clientes y proveedores puedan interactuar con nuestros productos y servicios.