un ingeniero pensando en la cuarta revolución industrial

Tiempo de lectura: 11 min

Una revolución industrial se caracteriza por la aparición de nuevas tecnologías que significarán un profundo cambio en la estructura de la sociedad y en el modelo económico. El acceso a Internet y a dispositivos tecnológicos por parte de los usuarios, el uso de Inteligencia Artificial (IA) y el aprendizaje de las máquinas, han derivado en una Cuarta Revolución Industrial, que puede suponer un empoderamiento del ser humano mediante el uso de las máquinas. 

Tecnología asociadas a la Cuarta Revolución Industrial

Algunas tecnologías emergentes son fundamentales para que se produzca esta Cuarta Revolución Industrial. La mayoría de las profesiones del futuro manejarán de un modo u otro alguna de estas tecnologías disruptivas. Veamos algunos ejemplos:

  • Internet de las Cosas (IoT): la tecnología del Internet de las Cosas permite que objetos de nuestra vida cotidiana se conecten con Internet para facilitarnos nuestras tareas. Una tendencia creciente que vamos integrando en nuestras vidas con nuestros coches, electrodomésticos, etc. 
  • Inteligencia artificial y computación cognitiva: los cobots son robots colaborativos diseñados para interactuar con los humanos en entornos de trabajo. Se aplican en procesos industriales automatizados para optimizar la producción y evitar que los trabajadores realicen tareas que impliquen riesgos.
  • Big Data: en la Industria 4.0 la interpretación y combinación de cantidades de datos facilitan la toma de decisiones de las empresas. Por lo que la aplicación del Big Data mejora los procesos de producción y almacenaje, muestra predicciones sobre la demanda y ayuda a definir las estrategias comerciales.
  • Realidad aumentada y virtual: gracias a los avances tecnológicos y la aplicación de Internet en dispositivos, podremos vivir una experiencia inmersiva y multisensorial con la llegada del ‘Metaverso’ de Marck  Zuckerberg. Un espacio virtual compartido donde podremos relacionarnos social y económicamente como avatares.
  • Computación en la nube: los servicios en la nube son entornos que almacenan, administran y procesan bases de datos, servidores y redes. Por ejemplo, la virtualización en la nube permite crear entornos simulados y seguros, mientras que la descentralización posibilita que las máquinas tomen decisiones autónomas. 

Repsol y la Industria 4.0

En Repsol nos sentimos orgullosos de ser la primera compañía del sector en fijar un objetivo de Cero Emisiones Netas en 2050. Para cumplir nuestro compromiso con la transición energética y la descarbonización, contamos con un Programa Digital Industrial para la transformación de la compañía que se apoya en cuatro líneas fundamentalmente. 

  • La primera se basa en una visión integral de todos los departamentos y procesos de las plantas industriales. 
  • La segunda línea avanza hacia plantas autónomas que mejoran la eficiencia y seguridad de los procesos. 
  • La tercera, gestiona las plantas y procesos bajo la premisa de cero fallos inesperados con la aplicación del Internet de las Cosas. 
  • Por último, la cuarta línea, se basa en el apoyo de la tecnología para dar soporte a las personas en la toma de decisiones.

En Repsol contamos con más de 280 iniciativas para implementar y ejecutar nuestro Programa de Digitalización transversal

De ellas, más de cien se enfocan en el área industrial con el objetivo de reducir la huella de carbono en toda la cadena de valor. 

Estas cuatro grandes líneas contribuyen a la generación de nuevas capacidades, herramientas y tecnologías, como la Inteligencia Artificial, la automatización de operaciones y la sensorización masiva. Asimismo, en Repsol, nos apoyamos en una estrategia de uso de la nube y en la actuación de redes de comunicaciones.

planta de Repsol en Bilbao

Nuevas plantas nativas digitales: el Hub de Descarbonización

En Repsol contamos con siete grandes complejos industriales que estamos convirtiendo en hubs multienergéticos circulares para generar combustibles y materiales de baja, nula o incluso huella de carbono negativa.

Con el objetivo de avanzar en el objetivo Cero Emisiones Netas en 2050 que nos hemos fijado, hemos puesto en marcha el Hub de Descarbonización de la Energía y Economía Circular, que trabaja, principalmente, en la conceptualización de la nueva planta de Bilbao, que será nativa digital y contribuirá a acelerar la digitalización global del negocio.