una niña construye un mecano electrónico

Tiempo de lectura: 10 min

¿Qué tipos de innovación existen?

A la hora de hablar sobre los distintos tipos de innovación, existen diversas maneras de agruparlos: según su empuje tecnológico, su naturaleza, su aplicación, etc. A continuación veremos algunos de los más importantes. 

Cuando hablamos de innovación, hablamos de crear o modificar un producto y de su introducción en un mercado. Desde la invención de la rueda hasta los últimos avances en medicina o tecnología, la innovación va aparejada al crecimiento de las civilizaciones.

Si llevamos este concepto al mundo empresarial, la innovación tiene el objetivo de evolucionar para aportar soluciones eficaces y mejorar la calidad de vida de los clientes y de la sociedad en general. Por ello, la aplicación de la innovación supone una ventaja competitiva respecto a la competencia. En la actualidad es más necesaria que nunca, ya que vivimos en un mundo cambiante, en el que es imprescindible adaptarse constantemente a nuevos entornos y a la exigente demanda de los consumidores.  

En este sentido, la clasificación de innovación tiene una gran importancia estratégica y de proceso, ya que determina dónde está innovando la organización (en el modelo de negocio, en el producto final, en el proceso de fabricación…). Para profundizar en este concepto, veamos los principales tipos de innovación que existen. El Manual de Oslo sobre Innovación explica las diferentes clases de innovación. Esta guía orienta las actividades científicas y tecnológicas que se consideran innovadoras y las clasifica según su objetivo y su grado de cambio. 

En la innovación abierta por tanto se aprovechan las sinergias que se generan entre los empleados de una corporación y los conocimientos externos del mercado, mientras que en la innovación cerrada no se toman en cuenta otros agentes de la sociedad como podrían ser proveedores o consumidores. Durante muchos años esta ha sido la forma tradicional de gestionar proyectos de innovación. 

Tipos de innovación según su naturaleza o sector

un padre y su hijo conectan unas placas solares

Innovación sostenible

El objetivo de la innovación sostenible es crear un impacto positivo en el medio ambiente y en la sociedad, mediante el uso y aplicación de la tecnología. Esto permite desarrollar ciudades más sostenibles.

Por ejemplo, el cambio climático es uno de los principales retos a los que nos enfrentamos actualmente y que debemos solucionar con la aplicación de innovaciones sostenibles en campos como el de la economía circular

una doctora da un medicamento a una niña

Innovación social

La innovación social se refiere a una serie de ideas que resuelven de manera eficaz una situación social y establece nuevas relaciones. Además, dichas soluciones deben ser replicables, escalables y mantenerse en el largo plazo. 

Un ejemplo de innovación social podría ser ampliar la capacidad de los centros de salud para poder atender a todos los pacientes, lo que tiene un impacto positivo en la sociedad. O, reducir la brecha digital, formando a la población respecto a las nuevas tecnologias. 

un brazo robótico, ejemplo de innovación tecnológica

Innovación tecnológica

La innovación tecnológica se presenta cuando obtenemos un producto o servicio a partir de nuevos procesos o fuentes de abastecimiento. Esto puede ocurrir por tres motivos: gracias al desarrollo tecnológico, por la combinación de diferentes tecnologías o mediante el uso de conocimientos adquiridos en la investigación de la creación del producto. 

Un ejemplo de este tipo de innovación son los diferentes tipos de energías renovables, que a través del uso de nuevas tecnologías permiten anticipar las fluctuaciones de energía.

el grafeno, buen ejemplo de innovación en materiales

Innovación en materiales y sistemas constructivos

La innovación en materiales resuelve problemas que surgen con el uso de ciertos procesos, métodos, incluso a partir de la aplicación de otros materiales. 

Un claro ejemplo de innovación es el grafeno, un nuevo material ligero y altamente resistente, que podría tener ambiciosas aplicaciones a nivel tecnológico, sanitario y medioambiental. 

Clases de innovación según su aplicación

Siguiendo con más tipos de innovación, según su aplicación, estas pueden ser:

  • Innovación de producto: se introducen nuevos productos en el mercado que marcarán las tendencias en un sector en concreto. La aplicación de esta innovación puede producirse a lo largo de todo el ciclo de vida de un producto existente o bien se puede crear uno totalmente nuevo. Por ejemplo, se puede modificar el material de un objeto para que sea mucho más resistente. 
  • Innovación de proceso: este tipo de innovación se da cuando se modifica un proceso por completo o se introduce un cambio significativo en uno ya existente, para el suministro de servicios y entrega de productos. Es muy habitual ver estas innovaciones en la llamada industria 4.0, donde la actualización de un software permite realizar las mismas tareas en mucho menos tiempo. 
  • Innovación organizacional: se trata de una innovación que aplica nuevas metodologías ágiles con el objetivo de promover la ventaja competitiva de la empresa. En el mundo corporativo hay muchas innovaciones de este tipo, como por ejemplo la flexibilidad horaria, la gestión del talento y de la cadena de valor o el desarrollo de los recursos humanos, entre muchos otros.
  • Innovación de marketing: Se basa en conseguir una mejora significativa en cuanto a posicionamiento, segmentación, comercialización, distribución o cualquier fase del proceso de la venta de un producto o servicio, mediante la puesta en marcha de nuevas técnicas, estrategias o tácticas. Esta clase de innovación la vemos muy a menudo, por ejemplo, cuando cambian el packaging de un producto para que sea más llamativo y se vendan más unidades. 

 

Un ejemplo de innovación radical lo encontramos por ejemplo en los ordenadores, que gracias a sus novedosos softwares de escritura acabaron por desbancar a la máquina de escribir y consiguiendo que hubiera prácticamente un ordenador en cada hogar. Por el contrario, en el caso de los smartphones y sus pantallas táctiles, podemos hablar de innovación incremental. El producto no se ha modificado, sigue siendo un teléfono, pero se ha introducido una mejora considerable que ha modificado por completo su uso.