Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Políticas de Cookies y que estás de acuerdo con su uso.
Aceptar.
Saltar al contenido

Proyecto Sagari

Vista de arboles próximos a grandes edificios

Nuestro compromiso con la conservación de la biodiversidad en Perú

El proyecto Sagari se ubica en una de las zonas más ricas en diversidad biológica de Perú. El campo Sagari es uno de los territorios menos estudiados de la Amazonia desde el punto de vista científico y estamos implementando las mejores prácticas ambientales con el objetivo de mitigar nuestros posibles impactos en la biodiversidad, concretamente en el área de ejecución del ducto.

La construcción del ducto de 18 kilómetros entre los campos de gas de Sagari y Kinteroni, dentro de las reservas comunales de Machiguenga y Ashaninka, es un ejemplo de colaboración entre la Compañía y las comunidades de la zona. Los planes se enfocaron a mantener la integridad y la calidad del bosque y proteger los hábitats durante el desarrollo del ducto. Los procedimientos diseñados para su ejecución fueron compartidos con contratistas y comunidades locales, siendo la comunicación y la capacitación aspectos clave del proyecto.

Antes de actuar en un entorno tan sensible elaboramos varios estudios para analizar en profundidad la zona donde se debía desarrollar el proyecto de construcción del ducto.

Una barca navegando por un rio

Se conformó un equipo de especialistas para el diseño, ejecución y supervisión de los programas. Se realizó una evaluación de impacto ambiental, un plan de manejo ambiental y un plan de acción de biodiversidad que permitió conocer mejor los recursos naturales de la zona, el uso que las comunidades locales hacen de ellos y cómo les afectaba el desarrollo del proyecto, para así poder diseñar las medidas de mitigación.

También se realizó un plan de relación con las comunidades que contemplaba el empleo de expertos locales de comunidades nativas para aplicar los procedimientos en la fase constructiva.

Con el apoyo de la ONG Flora y Fauna Internacional se organizaron grupos de trabajo con las comunidades locales para revisar y mejorar los procedimientos diseñados. Todos los datos fueron tenidos en cuenta para el diseño definitivo del ducto, la ubicación de las infraestructuras de apoyo y el diseño de las acciones de mitigación.

Siguiendo la jerarquía de mitigación de impactos, las medidas aplicadas fueron:

  • Indentificación de flora y fauna sensible y monitoreo de los cambios durante el proyecto.
  • Inventario, rescate y reubicación de orquídeas y bromelias.
  • Identificación y preservación de puentes de dosel: árboles grandes que servirán de conexión entre las dos márgenes del ducto, para mitigar la fragmentación de hábitats.
  • Ejecución de sistemas de alerta temprana con la localización de áreas biológicamente sensibles, como por ejemplo caminos de fauna, zonas de reproducción o bebederos.
  • Monitoreo de la polación del ocelote, ya que esta especie es un importante indicador natural de la situación del hábitat.
  • Reforestación y otras acciones de remediación.
  • Control de especies exóticas invasoras.
  • Capacitación y sensibilización de empleados y contratistas.

Dentro del programa de capacitación, se realizaron charlas de sensibilización sobre biodiversidad y servicios ecosistémicos, dirigidas a todos los trabajadores que participaron en la construcción del ducto.

Los procedimientos formaron parte de los sistemas de gestión de los contratistas encargados de la construcción del proyecto. Además, desarrollamos una herramienta de captura de datos que nos permitió hacer un seguimiento de la implementación de las medidas de mitigación de impacto desarrolladas.

Equipo de personas participantes en el proyecto Sagari

Trabajo en equipo

"Hemos manejado más de 45 personas en campo. Han participado biólogos nacionales de todas las especialidades pero no podemos dejar de lado al apoyo que nos han brindado los colaboradores locales de las comunidades aledañas a Repsol. Sin ellos, no podríamos haber logrado este importante trabajo, dado que la información que nos brindan de cada uno de los recursos es vital para nosotros."

Nadia Sanchez

Director de Estudios Ambientales de Walsh Perú

Conoce más sobre cómo conservamos la biodiversidad en Sagari

La iniciativa ha representado un desafío y una oportunidad y nos ha permitido desarrollar un plan de protección de la biodiversidad en la selva amazónica. Este plan es un ejemplo práctico de la aplicación de la jerarquía de mitigación en el que se han establecido metas concretas y que además nos ha permitido obtener indicadores de mitigación, que pueden ser empleados como referentes en gestión de biodiversidad para proyectos de la industria de hidrocarburos en ecosistemas amazónicos.

Para poder conseguir este objetivo, la formación del personal del proyecto era fundamental, por lo que se invirtieron más de 1.500 horas hombre de capacitación en aspectos de biodiversidad. Además, se contó con un equipo formado por más de 45 biólogos de todas las especialidades que fue el encargado de monitorizar y actuar para preservar la flora y fauna de la zona.

Prueba de nuestro esfuerzo, nuestra Compañía ha recibido a comienzos de 2018 el reconocimiento por fortalecer la gestión colaborativa con la comunidad en la Reserva Comunal Machiguenga.



Amplía mas información en esta nota del Smithsonian's National Zoo & Conservation Biology Institute (sólo disponible en inglés)

El libro de buenas prácticas de Sagari

En este libro hemos recogido directrices, procedimientos y acciones que se enmarcan en la jerarquía de mitigación de impactos, con el objetivo de evitar, mitigar y restaurar los impactos que pudiesen generarse sobre la biodiversidad de flora y fauna silvestre en los territorios megadiversos de las comunidades nativas Porotobango, Kitepampani y Nuevo Mundo.


Accede al libro de buenas prácticas