Logo Repsol

Saltar al contenido principal

Saltar a la información legal

Selector de idioma
Selector de idioma

Estoy en:

Cómo conseguir un buen aislamiento térmico

Descubre las claves

Si en tu hogar pasas frío en invierno y calor en verano es muy probable que tu casa necesite un mejor aislamiento térmico. Atento a los siguientes consejos para conseguir mayor confort y mejor eficiencia energética.

Con un buen aislamiento térmico, ganas en confort y reduces las pérdidas de calor en tu hogar. #EnergíaInteligente

El aislamiento térmico es clave para reducir el consumo energético de nuestro hogar. Si tenemos en cuenta que una vivienda tiene una vida útil muy larga, se deberán valorar aspectos como las ventanas, paredes, techos, suelos, etc. antes de comprar, alquilar o incluso reformar. ¿Quieres saber cómo conseguirlo?

Ventanas

Las ventanas son la parte térmicamente más débil de una vivienda, y por ella se producen las mayores pérdidas de energía. La renovación de las ventanas es una de las acciones más eficaces para alcanzar mejoras significativas. ¡Toma nota de los siguientes consejos! 

Pon en tu casa ventanas de doble acristalamiento y reducirás notablemente la factura en calefacción o aire acondicionado. Por unas malas ventanas escapa hasta el 30% del calor de la casa. 

Si detectas condensaciones en una ventana o hay humedades e incluso hongos, esa zona tiene un puente térmico, es decir, está mal aislada. 

Instalar cinta adhesiva, caucho o espuma de poliuretano en los bordes es un buen recurso para evitar pérdidas. Este último es un material muy utilizado para aislamientos. 

También, poner en el cristal un plástico transparente hará que su grosor aumente y así la dificultad para que entre el frío en invierno y el calor en verano. 

Si crees que no merecen la pena tantos apaños, siempre puedes instalar ventanas completamente nuevas y llevar las antiguas a un punto limpio para que se puedan reciclar correctamente.

Paredes y techo

Si en tu casa existen muchas zonas de mal aislamiento la mejor solución es colocar un falso techo o una doble pared interior con un pequeño espacio entre ellas. El aire existente dificultará que el frío pase al interior.

El poliol de Repsol es utilizado en las espumas de poliuretano, un material aislante que proviene del petróleo y que mantiene constante la temperatura interior de nuestros hogares, conservando el calor en invierno y el fresco en verano. Lo que nos permite ahorrar hasta un 80% de calefacción o aire acondicionado.

Lo único negativo es que tendrás menos espacio en casa, pero notarás que el confort de tu hogar aumenta sin tener que utilizar demasiada energía.

Suelo

La solución tradicional para aislar el suelo ha sido siempre poner alfombras. Retienen el calor y hacen de tus estancias un lugar mucho más agradable.

Otra medida es instalar una capa antihumedad entre el suelo y el suelo laminado, es decir, entre la base y el propio suelo que pisamos e, incluso, instalar suelos de madera (parqué, tarima flotante, etc.).

Si quieres conocer más consejos para mejorar el confort y la eficiencia energética de tu hogar, te recomendamos seguir leyendo: Suelo radiante, suelo radiador y Pinta las paredes de tu hogar con pinturas inteligentes.

Sabías que... Un correcto aislamiento térmico nos permite ahorrar hasta un 40% del consumo. #EnergíaInteligente

1 Comentarios

  • 1

    Sayuri 21/10/2015 a las 10:24

    y que hay de la protección contra el fuego? El poliuretano aísla térmicamente, pero lo propaga y genera humos Si al confort, pero no sin seguridad!

    Energía Inteligente responde: 29/10/2015 a las 10:15

    Aunque las espumas de poliuretano son combustibles, sus propiedades frente al fuego se pueden modificar para adaptarse y cumplir con las exigencias del CTE (Código Técnico de la Edificación) en las diferentes aplicaciones de construcción. Se puede obtener el comportamiento deseado frente al fuego de diferentes maneras: a través de una elección adecuada de entre las distintas formulaciones disponibles, mediante el uso de aditivos y mediante el diseño físico de la estructura del edificio. Por ejemplo, las espumas para aislamiento generalmente se instalan de forma que no están directamente expuestas al calor y/o las llamas, quedando protegidas por un revestimiento. Asimismo desde la industria se dedican muchos esfuerzos para mejorar de forma continua la resistencia al fuego del poliuretano con el fin de proteger la salud de las personas. Para más información puede consultar en http://www.polyurethanes.org/es/
Deja tu comentario

Verificación visual

* Rellene el código de la imagen.

boletin navidad