Saltar al contenido

Cambio climático

Proyecto WindFloat Atlantic

Proyecto WindFloat Atlantic
Proyecto WindFloat Atlantic
Proyecto WindFloat Atlantic
Con capacidad prevista de hasta 25MW (el consumo de unas 60 mil viviendas)

Localizado en la costa norte de Portugal a unos 20 km de distancia de Viana do Castelo, este proyecto entrará en operación en 2019 y consiste en la construcción del primer parque de energía eólica marina de última generación en la península ibérica. Llevamos trabajando en este proyecto 6 años. El piloto, que se inició en 2011, ha sido un éxito, generando 17GWh durante 5 años. Cada aerogenerador estará soportado por una estructura flotante basada en la tecnología Windfloat (propiedad de la empresa Principle Power Inc. participada por Repsol).

Presenta dos características fundamentales que lo diferencian de los parques eólicos marinos tradicionales:

  • Cada aerogenerador funcionará sobre una plataforma flotante Windfloat, que asegura su estabilidad y que solamente se encuentra conectada al fondo marino por medio de cadenas. De esta forma, se evitan las complejas operaciones offshore asociadas a la instalación de estructuras fijas tradicionales, reduciendo el potencial impacto en el medioambiente.
  • La construcción y montaje del conjunto plataforma-aerogenerador se realiza íntegramente en tierra, remolcándose posteriormente a su lugar final de emplazamiento.

Estas dos características hacen innecesaria la participación de grandes buques de transporte y de instalación evitando complejas y costosas operaciones en el mar. Además, permiten instalar los aerogeneradores en localizaciones más lejanas a la costa, donde la profundidad es mayor y los vientos más fuertes y regulares.

Windplus, la sociedad del proyecto Windfloat Atlantic, ha recibido la licencia de producción por parte del Gobierno de Portugal, a través de su Dirección General de Energía y Geología. El proyecto cuenta con un esquema de retribución aprobado por el Gobierno portugués, así como con ayudas tanto de la Unión Europea, a través del programa NER 300, como de la Agencia Portuguesa de Medioambiente (APA).