Saltar al contenido

Acuerdos del Consejo de Administración de Repsol en relación con el entorno económico actual y el impacto global del covid-19, así como sobre propuestas formuladas a la Junta General Ordinaria de Accionistas

Información Privilegiada
PDF Descargar documento

El Consejo de Administración de Repsol ha evaluado hoy el contexto y la evolución del actual entorno económico y, particularmente, el impacto global del covid-19 y de la caída de precios en el mercado mundial del petróleo y del gas natural, y sus efectos en la actividad y los negocios de la Compañía. Tras lo cual ha adoptado las siguientes decisiones:

  • Reafirmar el compromiso de Repsol para garantizar la salud y la seguridad de sus empleados, clientes y proveedores en sus relaciones con la compañía, así como continuar con sus operaciones para seguir suministrando productos y servicios energéticos primordiales para la sociedad y que resultan esenciales para mantener servicios indispensables en el momento actual.
  • Adoptar para sus negocios un Plan de Resiliencia 2020, considerando un entorno macroeconómico muy exigente para el resto del año: Brent promediando 35$/Bbl en el período abril a diciembre y Henry Hub 1,8 $/MBtu.
    El Plan de Resiliencia contempla además la puesta en marcha de iniciativas que suponen reducciones añadidas de más de 350 M€ en los gastos operativos y de más de 1.000 M€ en las inversiones, así como optimizaciones del capital circulante próximas a 800 M € respecto de las métricas inicialmente presupuestadas.
    La flexibilidad de nuestro portafolio de activos, que nos permite tomar decisiones ágiles de optimización de inversiones de capital en función del entorno de negocio, es una de las palancas más útiles para afrontar el nuevo y complejo escenario y resulta clave para la reducción en el 26% de las inversiones inicialmente previstas para el año.
    Con todo ello, incluso en este escenario la deuda de Repsol no se incrementará en 2020 respecto a la del cierre del ejercicio 2019.
  • El objetivo financiero de la compañía será preservar la solidez de nuestro balance financiero y el grado de inversión crediticio.
    Actualmente, nuestra posición dentro de la calificación crediticia es robusta, avalada por la reciente comunicación de S&P afirmando nuestro rating en el nivel BBB con perspectiva estable. Repsol cuenta asimismo con una holgada liquidez que le permite cubrir sus vencimientos de deuda a corto plazo y más allá, hasta el año 2024, sin necesidad de refinanciación.
  • Se mantiene el compromiso de remuneración al accionista para el ejercicio 2020 asumido en el Plan Estratégico vigente.
    La compañía confirma, por tanto, que la remuneración al accionista prevista para el mes de julio ascenderá a 0,55 €/acción, que será satisfecha bajo la fórmula de scrip dividend, una vez sea aprobada por la Junta General de Accionistas.
    Asimismo, la Compañía tiene previsto que el ex-date de dicho scrip dividend sea anterior al tercer viernes de junio de 2020 y que el pago en efectivo a los accionistas que opten por vender los derechos de asignación gratuita a Repsol se realice en julio de 2020.
    La Compañía mantiene también su previsión de realizar una reducción de capital mediante amortización de acciones propias de la Sociedad, dirigida a compensar el efecto dilutivo de la fórmula de scrip dividend.
    Adicionalmente, el Consejo de Administración ha decidido no incluir en el orden del día de la próxima Junta General Ordinaria de Accionistas, que se celebrará el 8 de mayo, la propuesta de reducción del 5% de la cifra del capital social de la Compañía a 31 de diciembre de 2018 que acordó en julio de 2019, debido a la actual situación de los mercados y las circunstancias sobrevenidas como consecuencia del covid-19.
  • Estas guías de actuación marcan la hoja de ruta de la Compañía para los próximos meses. En la presentación de resultados del primer trimestre, que se llevará a cabo el próximo 5 de mayo, se proporcionará una explicación más detallada de los planes y líneas de acción previstos. Finalmente, dada la extraordinaria volatilidad e incertidumbre del mercado, Repsol ha decidido posponer la presentación del Plan Estratégico 2020-2025, prevista para esa misma fecha, hasta el momento en que se vislumbre una mayor estabilidad social y de negocios.
  • Repsol reafirma su compromiso de liderar la transición energética, en línea con los objetivos de la Cumbre de París y los de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, manteniendo sus objetivos de reducir en 2020 un 3% el Índice de Intensidad de Carbono respecto a 2016, aumentar significativamente la capacidad de generación renovable y disminuir las emisiones de CO2 en todos los negocios.
    Con todo ello, en estas condiciones extraordinarias, Repsol asegura a corto plazo la solidez de su balance al tiempo que sigue avanzando hacia la meta de ser una compañía cero emisiones netas en el año 2050, y apostando por su transformación en una multienergética líder en el suministro de la energía de bajas emisiones que el mundo necesita.