Saltar al contenido

Un mundo mejor

Plásticos que funcionan

Plásticos que funcionan. Plano detalle

Plásticos que mejoran los cultivos

Plásticos que mejoran los cultivos

Hemos conseguido crear plásticos que controlan la luz, la humedad y la temperatura de invernaderos muy avanzados y sostenibles.

En Repsol hemos desarrollado una nueva generación de plásticos respetuosos con el medio ambiente que permiten llevar a cabo cultivos diversificados en cualquier época del año.

El plástico juega un papel predominante, es la cubierta del invernadero y necesita tener unas características especiales para ser eficaz bajo cualquier condición. Es el elemento que regula la temperatura, la humedad y la cantidad y calidad de la luz que entra en el interior. Hemos conseguido la formulación ideal para cada caso concreto.

Con el PROYECTO CENIT Mediodía realizamos investigaciones para mejorar la agricultura bajo plástico y crear un nuevo concepto de invernadero avanzado. 

Con este proyecto hemos conseguido excelentes resultados en el campo de la agricultura bajo plástico, alcanzando el conocimiento necesario para crear invernaderos altamente automatizados y eficientes en el consumo de energía y agua. Esto permite realizar cultivos diversificados y rentables en cualquier época del año en distintas zonas climáticas de España mediante un sistema de producción integrado. 

Plásticos que resisten el calor

Plásticos que resisten el calor

Formulamos termoplásticos muy útiles para fabricar piezas del interior y el exterior de los vehículos.

En el Centro de Tecnología  Repsol desarrollamos termoplásticos vulcanizados. Son plásticos que permiten mayores  coloreabilidad, facilidad de procesado y resistencia a la temperatura y a los aceites. Son ideales para el sector automovilístico, tanto para el interior como para el exterior del habitáculo, así como para el sector industrial y la construcción. 

Desde el Centro de Tecnología Repsol perseguimos el objetivo de mejorar la gama de productos plásticos con nuevas formulaciones que los hagan resistentes al rayado y al impacto, algo fundamental para la fabricación de coches.

Plásticos que conservan alimentos

Plásticos que conservan alimentos

Para evitar la oxidación de los alimentos, creamos plásticos que atrapan Oxígeno y consiguen que los alimentos se conserven frescos hasta durante 3 años.

En el campo de la alimentación, en el Centro de Tecnología Repsol hemos desarrollado envases plásticos que permiten incrementar el tiempo de conservación de productos perecederos. Los formulamos con secuestradores de oxígeno que reducen la oxidación de los alimentos  y aseguran que no se estropeen en tres años.

En Repsol trabajamos para mejorar los plásticos de conservación de alimentos y dotarles de propiedades antioxidantes y antimicrobianas.

Plásticos que se autorreparan

Plásticos que se autorreparan

Somos capaces de fabricar plásticos que se recuperan tras un impacto; que vuelven solos a su forma y funcionalidad original.

Con el PROYECTO CENIT TRAINER desarrollamos la tecnología para obtener plásticos que se reparen de forma autónoma y automática tras sufrir un daño, recuperando sus propiedades iniciales tanto estéticas como mecánicas. 

Los plásticos autorreparables darán un importante impulso a la productividad de diversos sectores por el ahorro en el coste de mantenimiento que suponen, así como los beneficios medioambientales, mejora en la seguridad laboral, mayor comodidad y tranquilidad para el usuario final.