Saltar al contenido

Un mundo mejor

Heads

Varios investigadores trabajan en el proyecto Heads

Detectar fugas en 2 minutos

Hemos logrado detectar cualquier incidencia en la extracción del petróleo bajo el mar en menos de dos minutos. El PROYECTO HEADS es un sistema de seguridad fiable, rápido y preciso.

En el Repsol Technology Lab se ha creado el sistema de seguridad HEADS (Hydrocarbon Early Automatic Detection System), una herramienta pionera en todo el mundo, ya que es capaz de detectar fugas de hidrocarburos en el mar de forma automática con un tiempo de respuesta inferior a 2 minutos.

En el desarrollo de este sistema de seguridad han participado más de una veintena de expertos, científicos e investigadores de Repsol –tanto del Repsol Technology Lab como de la plataforma Casablanca y del complejo industrial de Tarragona – e Indra, con quienes se ha colaborado estrechamente durante dos años para obtener esta herramienta. Repsol ha aportado conocimientos en exploración, producción, hidrocarburos y medio marino, mientras que Indra ha hecho lo propio con algoritmos de interpretación de imágenes, tratamiento de datos y sensores.

El sistema combina sensores de monitorización continua, interpretación automática y lanzamiento de alarmas sin que sea necesaria la intervención de un operador –lo que minimiza el error humano–.

HEADS puede interpretar cualquier incidencia en el medio acuático con un tiempo de respuesta inferior a dos minutos en cualquier condición atmosférica, de día y de noche. Su fiabilidad y rapidez hacen que este avance sea extraordinario y que, además, favorezca el compromiso de nuestra compañía evitando o minimizando el impacto medioambiental de nuestras operaciones.

Del laboratorio a la realidad

En 2013, se llevó a cabo con éxito un programa de ensayos en Casablanca. Detectamos aceite de pescado en el mar (tiene propiedades similares al crudo pero es biodegradable e inocuo para la vida marina) y tratamos una pequeña cantidad que el sistema detectó con rapidez. HEADS ha demostrado ser fiable, rápido y preciso con un número mínimo de falsas alarmas. Cuando HEADS detecta un incidente, tras activar la alarma de forma automática, recoge toda la información asociada que registra y analiza y nos permite así detectar fugas rápidamente.