Saltar al contenido

La energía que mueve el mundo

Todo sobre el petróleo

Todo sobre el petróleo. Dos operarios de Repsol en una refinería.

Todo sobre el petróleo

El petróleo y el gas son fuentes de energía que se remontan a millones de años y está previsto que sean nuestra principal fuente de energía durante los próximos años. Acompáñanos en este viaje y descubre en qué consiste el ciclo del petróleo.

Un viaje de millones de años

Etano, propano , butano, pentano y principalmente metano. Estos gases que se formaron hace millones de años, debido a la acumulación bajo tierra de restos vegetales y orgánicos en condiciones de falta de oxígeno y altas temperaturas, forman lo que conocemos como gas natural.

El petróleo sin embargo​, se formó a partir de restos de seres vivos (plancton y algas mayoritariamente) que quedaron depositados en los fondos marinos. Factores naturales como el paso del tiempo, el calor, las fuertes presiones y la ausencia de oxígeno, hicieron que esta materia orgánica se descompusiera poco a poco, formando esa sustancia oleosa que hoy conocemos como petróleo. El crudo quedó alojado a gran profundidad en el subsuelo, impregnando rocas porosas que forman los yacimientos.

Tiempo después (en realidad, millones de años después de su formación) el ser humano le empezó a encontrar diferentes utilidades: como combustible, incluso como materia prima de un sinfín de productos derivados.

Exploración

El viaje comienza con una de las partes más complejas: la exploración. En el Centro de Tecnología Repsol desarrollamos diversas herramientas de alta tecnología como Sherlock que nos ayudan a determinar dónde hay nuevos yacimientos, con petróleo y/o gas, y a conocer en qué cantidad y en qué condiciones se encuentran. Este proceso nos ofrece las claves para desarrollar un plan de producción en función de las características del yacimiento.

Upstream

Una plataforma en el mar
Una vez localizado el yacimiento y comprobado su viabilidad, comienza la segunda fase: la extracción o producción. Para extraer el gas o petróleo que se encuentra en el yacimiento se emplean técnicas de perforación siguiendo los más altos estándares de seguridad. En esta fase centramos nuestros esfuerzos en obtener el máximo rendimiento de los yacimientos de forma eficiente y responsable, minimizando el impacto ambiental (por ejemplo construyendo infraestructuras verticales) y garantizando la máxima seguridad en los procesos. Por ejemplo, gracias al sistema HEADS, una tecnología pionera a nivel mundial, desarrollada en el Centro de Tecnología Repsol, es posible detectar fugas de hidrocarburos en el mar con un tiempo de respuesta inferior a dos minutos.

Transporte

En el caso del gas el transporte puede realizarse a través de gasoductos subterráneos, manteniendo su estado gaseoso, o a bordo de barcos metaneros, donde se transporta en forma de gas natural licuado (GNL). Esta segunda opción implica un proceso de licuefacción en el punto de origen que se lleva a cabo bajando la temperatura del gas hasta 160 grados bajo cero, lo que reduce su volumen hasta 600 veces. El gas que llega a través de los gasoductos entra directamente a la red de transporte, previo paso por las estaciones de compresión, que elevan su presión para maximizar la capacidad de transporte de los tubos.

Sin embargo, el GNL necesita volver a su estado gaseoso. Las encargadas de hacerlo son las plantas de regasificación, que descargan el gas natural licuado desde los barcos y lo devuelven a su estado natural a través del sistema de vaporización que aumenta su temperatura. Posteriormente se introduce el gas en la red de transporte de alta presión, a su vez conectada con las redes de distribución de presión inferior a 16 bar que son la que traen el gas natural hasta nuestros hogares y negocios. En este proceso tienen un papel fundamental las estaciones de regulación y medida, que además de reducir la presión miden el gas entregado.

En el caso del petróleo, una vez fuera del yacimiento, el crudo es transportado por medio de oleoductos o buques petroleros hasta las refinerías.

Downstream

Vista nocturna de instalaciones Repsol iluminadas

En la refinería, mediante un proceso de destilación, se separan las distintas fracciones del petróleo para transformarlo en productos de mayor calidad y valor añadido. En esta fase intervienen infinidad de procesos físicos y químicos que dan lugar a productos que usamos en nuestra vida diaria, por ejemplo propano, butano o gasóleo.

Todo este largo viaje hace posible que tengamos en casa gas para calefacción o para cocinar, permite que vehículos circulen y posibilita procesos industriales como el metalúrgico, la fabricación de plásticos, la cocción de cerámicas o la producción de fertilizantes, entre otros.

¿Quieres saber más?

Pozo petrolífero

Upstream

Este negocio se dedica a las actividades de exploración y producción de petróleo y gas en todo el mundo.
Pasarela de paso de un complejo industrial

Downstream

Este negocio engloba diversas actividades relacionadas con la transformación de hidrocarburos y su posterior venta.