Repsol YPF

Logo Repsol

Ruta

Estoy en: Inicio > ... > Motos > Noticias > Actualidad
La chaqueta y los guantes. Máxima protección en moto

Montesa-Honda S.A.

La chaqueta define la imagen del motorista, pero también es fundamental en su protección en caso de accidente. Los guantes, por su parte, además de proteger, no pueden dificultar el manejo de la motocicleta.

Los amantes de los vehículos de dos ruedas no deben olvidar nunca que, a la hora de elegir chaqueta, la seguridad prima sobre el look. Además, los expertos en seguridad activa aconsejan elegir prendas específicas que contrasten con el entorno de la carretera. Por ello, se decantan por el uso de chalecos reflectantes y recomiendan desestimar el negro o los tejidos camuflaje.

Las chaquetas deben reunir las características siguientes:

-Ser de colores vivos para que el resto de usuarios de la carretera vean mejor a los motoristas.
-Deben ser lo bastante anchas para ir cómodo y lo bastante apretadas para mantener los protectores de impacto en su sitio.
-Es recomendable que lleven correas para evitar que dejen las manos al descubierto en caso de caída.
-Deben poder llevarse con comodidad por encima de la ropa de calle.

Por lo que se refiere a los guantes, existen en el mercado una gran variedad, con espesor y peso distintos. Los guantes finos sin relleno son más cómodos en verano, mientras que los guantes más pesados, rellenos o aislantes protegen mejor cuando hace frío. No obstante, haya las condiciones que haya, el uso de guantes es obligatorio cuando se conduce una motocicleta.

Los guantes deben reunir las características siguientes:

-Deben cubrir manos y muñecas completamente.
-Ajustarse perfectamente.
-Ser impermeables.
-Los guantes especialmente diseñados para las motos garantizan el control total del vehículo.

Por último, recordar que la capacidad de protección de las prendas anteriores aumenta considerablemente si incorporan protectores de impacto. No en vano, en caso de accidente evitan la laceración, la abrasión y reducen considerablemente la gravedad de las contusiones, fracturas, desgarros musculares y daños colaterales.