Repsol YPF

Logo Repsol

Ruta

Estoy en: Inicio > ... > Coches > Noticias > Actualidad
Las alergias llegan con la primavera

©

Los meses de abril, mayo y junio son una época peligroso para los ocho millones de alérgicos que hay en España, debido a la alta concentración de polen de olivo, pino o gramíneas en el aire. Los especialistas estiman que un 2% de los accidentes de tráfico están relacionados con algún tipo de alergia, por lo que hay que tomar una serie de medidas para realizar una conducción más segura.

Los síntomas alérgicos y los efectos de los tratamientos provocan una disminución en la capacidad de conducción. Estornudos y picores distraen involuntariamente al volante, aumentando el riesgo de accidente. A modo de ejemplo, un único estornudo en un conductor que circula a 90 km/h le impide controlar el vehículo durante 25 metros o rascarse para aliviar un picor motiva movimientos anormales de pies con la consiguiente pérdida de control de los pedales.

Concretamente, la rinitis alérgica, la conjuntivitis alérgica y el asma bronquial son las enfermedades más relacionadas con la pérdida de visibilidad y pérdida de capacidades del conductor.

El alérgico debe de ser cauteloso con la toma de medicamentos (antihistamínicos) para reducir los efectos del polen o las gramíneas, ya que pueden producir somnolencia y alterar las funciones psicomotoras.

Por regiones geográficas, en las dos Castillas, Extremadura y el interior de Levante y Andalucía se encuentran la mayor concentración de polen; en la zona del Mediterráneo y provincias como Jaén o Córdoba es donde está más presente el polen de olivo; mientras que en Barcelona, Murcia y Valencia se registra un alto índice de parietaria.

Consejos para la conducción
Los alérgicos han tomar nota de una serie de consejos útiles para evitar accidentes o sustos desagradables en la carretera. Se debe viajar con las ventanillas cerradas, preguntar al médico si se puede conducir bajo los efectos de determinados medicamentos, limpiar el coche con frecuencia, instalar un filtro especial para pólenes si se utiliza el aire acondicionado, evitar conducir al atardecer o amanecer y procurar no aparcar el coche en zonas húmedas.

Compañías como Nissan o Ford trabajan en la creación de habitáculos que protegen a los alérgicos. En esta línea, el interior del Ford Focus C-Max ha sido certificado como vehículo que minimiza el riesgo de provocar efectos alérgicos a sus ocupantes.