Repsol

Logo Repsol

Ruta

Cómo comprar acciones de Repsol

La forma más directa para comprar acciones de Repsol en el mercado continuo, es acceder a la Bolsa a través de los llamados miembros del mercado, Sociedades de Valores y Bolsa, Agencias de Valores y Bolsa o entidades de crédito. Estos intermediarios, especializados en la inversión bursátil, son los únicos que pueden comprar y vender directamente en Bolsa.

Otras entidades financieras tienen capacidad para administrar valores, gestionar carteras o tramitar órdenes hacia los miembros del mercado, pero no para intermediar directamente en el mercado. Los Bancos y Cajas de Ahorro son las entidades que, dada su amplia red de oficinas, están en contacto directo con un mayor número de inversores. También otros intermediarios, como las Sociedades Gestoras de Carteras y los Corredores de Comercio, pueden recibir órdenes de clientes y transmitirlas a los miembros de mercado para su ejecución.

El primer paso que debe dar un inversor es entrar en contacto con alguno de estos intermediarios y abrir una cuenta de valores. A través de esta cuenta se administrará la cartera de valores del inversor (compraventas, suscripciones, dividendos, asistencia a Juntas, etc.). Asociados a esta cuenta se producirán los necesarios movimientos de efectivos que acompañan las operaciones de mercado.

Una vez abierta la cuenta de valores y provisionado el efectivo suficiente, el cliente podrá emitir las órdenes de compra y venta pertinentes.

Es posible cursar órdenes de valores de forma presencial o in situ, telefónicamente, por fax o internet. Aunque existen ciertas especificidades según el medio empleado, las normas de conducta que deben ser aplicadas por las entidades son las mismas en todos los casos, especialmente con relación a los contenidos mínimos, información previa, tramitación o ejecución de la orden, etc.

Estas órdenes pueden canalizarse a partir de la firma del contrato entre el cliente y su entidad financiera pudiendo tener lugar de las siguientes maneras:

  • Presencial o in situ:

    En la sucursal de la entidad de la que se es cliente se puede dar una orden por escrito, cumplimentando y firmando el impreso según los términos que se considere oportunos.

    La posibilidad de dar una orden verbal no es recomendable para el inversor particular y, en general, está destinada a los inversores profesionales, entre otras razones porque la comunicación de la ejecución sirve como confirmación de la orden.

    Una vez dada la orden sus efectos se consideran firmes, enviándose al miembro de Mercado para su contratación si la entidad no lo es. Por tanto, en salvaguarda de sus intereses se debe dar la orden escrita. 

  • Vía telefónica:

    En este caso hay que diferenciar las órdenes introducidas de manera sistematizada a través de un servicio contratado por el cliente, mediante la suscripción de un contrato específico del tipo banca telefónica, etc., de las que ocasionalmente pudieran ser dadas por vía telefónica no escrita directamente a la entidad.

    En el primer caso, el cliente debe acreditarse previamente conforme al procedimiento establecido por la entidad (clave o contraseña). La orden queda registrada en una cinta de grabación que la entidad conserva durante un período mínimo de 3 meses, ampliables si el ordenante ha manifestado disconformidad en ese plazo con el resultado de las operaciones realizadas.

    En el segundo caso, también la orden debe ser registrada en cinta de grabación, y además es precisa su posterior confirmación escrita, pudiendo incluso condicionarse la tramitación y ejecución del mandato por parte de la entidad al cumplimiento de este requisito. También se entiende tácitamente confirmada una orden de este tipo cuando el receptor de la misma comunique al ordenante la ejecución y liquidación de la operación y éste no manifieste su disconformidad en el plazo indicado por la entidad y que, en ningún caso, podrá ser inferior a 15 días desde la recepción de dicha información. 

  • Fax:

    Es posible usar este medio sólo si la entidad lo acepta como válido en el marco de la relación contractual establecida entre las partes. Las órdenes dadas por fax, deben ser incorporadas al archivo de justificantes de órdenes con el mismo tratamiento que las órdenes escritas. 

  • Internet:

    La difusión generalizada de servicios on-line por parte de las entidades intermediarias ofrece ventajas de accesibilidad, rapidez, etc. y, en algunos casos de comisiones. Para ofrecer este servicio, los intermediarios deben disponer de medios adecuados y capacidad técnica suficiente para garantizar la seguridad y confidencialidad de las transacciones, y firmar de un contrato que contenga de manera específica en su clausulado las condiciones que deben regir la prestación de ese servicio.             

Una vez formalizada la orden se desencadena un rápido proceso de ejecución y confirmación. Los sistemas de encaminamiento de órdenes instalados por las Sociedades y Agencias de Valores y la mayoría de los intermediarios financieros restantes harán llegar los datos de la orden al operador del mercado continuo en cuestión de segundos. A su vez, éste validará los datos e introducirá la orden en el SIBE, donde se cruzará con otra orden de signo contrario en décimas de segundo, desencadenando el flujo inversor de información a través del cual el inversor verá confirmada su operación.

Inmediatamente después de la ejecución de las operaciones, el intermediario preparará los datos necesarios para la liquidación de la operación, el proceso de intercambio de valores y efectivo que sigue a toda operación de mercado.

Todos los datos de contratación, junto con las instrucciones de liquidación oportunas son trasladados desde la Bolsa a IBERCLEAR, entidad que se ocupa del registro de valores y liquidación operaciones bursátiles. Esta entidad se encargará de comprobar con todos los participantes en el sistema de liquidación (Sociedades y Agencias de Valores, Bancos y Cajas de Ahorro) la conformidad de los datos de liquidación. A continuación asentará los valores en la entidad designada por el cliente y emitirá las instrucciones para que se carguen o abonen los efectivos correspondientes en las cuentas que las entidades tienen abiertas a tal efecto en el Banco de España.

  • Evaluar página
  • Añadir a Favoritos
  • Imprimir
  • Linea Separadora
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twittter
  • GooglePlus
  • Compartir en otras redes sociales
  • Delicious
  • Menéame
  • Digg
  • MySpace

Última actualización: 29 de marzo de 2011

Contactos

Oficina de Información al Accionista 900 100 100
C/ Méndez Álvaro, 44
28045 Madrid, España
infoaccionistas@repsol.com

          
Confianza en línea