Repsol YPF

Logo Repsol

Descubrir la meteorología

Pronosticando el tiempoInterpretaciónMeteorólos y pronosticadores

Meteorólogos y pronosticadores

Su papel es crucial, porque el resultado en bruto de la supercomputadora no está ni cerca de estar listo para ser ofrecido al público en general. Este resultado en bruto se envía a las oficinas de pronóstico locales, donde el conocimiento del pronosticador se pone en acción. Un meteorólogo es alguien que trabaja profesionalmente en el estudio o práctica de la meteorología. La función del pronosticador es interpretar el producto de la computadora y aplicar su juicio, conocimiento y experiencia al análisis del mismo.

Durante muchos años, los modelos de pronóstico no eran suficientemente buenos para computar cómo iba a ser el tiempo en la superficie; sólo podían computar el estado futuro en diferentes niveles superiores de la atmósfera. Lo que sucede en la superficie (donde, en última instancia, vivimos) es muy complicado porque aquí ocurre un intercambio de energía muy grande, y en una variedad de complejas formas. Por ejemplo, la presencia de vegetación enfría mucho la superficie debido a la evaporo-transpiración.

Los pronosticadores examinarán el resultado de los modelos de computadora y harán una interpretación calificada de lo que el modelo de pronóstico significa en términos del estado del tiempo en la superficie. También, los modelos son típicamente sesgados – bajo ciertas condiciones, podrían con frecuencia hacer a las tormentas demasiado intensas, o no producir suficiente lluvia, etc. – por lo cual estos sesgos también deben ser tomados en cuenta en los cálculos del pronosticador. No existe un modelo perfecto y el pronosticador tiene que verificar si los diferentes modelos concuerdan o no.

Contrastando las estadísticas y las condiciones actuales observadas con los modelos de computadora, el pronosticador puede producir una mejor predicción. Normalmente, los elementos básicos incluidos en un pronóstico del tiempo son: la temperatura, el índice de calor, la humedad, la precipitación, el viento, la sensación térmica, el manto nuboso, así como la ubicación de áreas de baja presión y los frentes. El territorio cubierto por un pronóstico puede ser de miles de kilómetros cuadrados.

El trabajo del pronosticador puede ser más o menos complicado según el área del mundo donde él o ella trabaje. Algunas zonas son muy estables en términos meteorológicos; pueden pasar semanas sin cambios significativos; ahí, la tarea principal del pronosticador es asegurarse de que no haya errores escondidos en el resultado del modelo.

Otras zonas son más inestables y complicadas, y requieren mucho más talento y habilidades por parte del pronosticador. El traducir el resultado de los modelos a palabras es una tarea muy importante y la selección de palabras puede ser muy estresante, al igual que el cumplir con los plazos. A veces, las condiciones pueden variar ampliamente en un territorio pequeño; en ese caso, los pronósticos emitidos a la misma hora para cada ubicación deben ser individualmente ajustados para el lugar de que se trate. Además de los pronósticos oficiales, creados por las oficinas gubernamentales, muchas empresas privadas compran los datos producidos por las supercomputadoras que ya mencionamos; sus pronosticadores interpretan los resultados de los modelos, más las observaciones, para producir sus propios pronósticos para clientes especializados, tales como empresas agrícolas por ejemplo.

Para fines de la primera década del siglo XX, una revelación climática hecha en Noruega introdujo los conceptos de sistemas frontales y áreas de baja presión. L.F. Richardson, un matemático británico, soñaba con miles de personas haciendo las adiciones y sustracciones necesarias para resolver las ecuaciones de movimiento, las cuales ofrecerían un modo matemático para predecir el tiempo.

La exactitud del pronóstico es medida por un proceso llamado verificación, que consiste en comparar condiciones pronosticadas con lo que realmente ocurrió con el tiempo, para luego dar una puntuación al pronóstico. En algunas ocasiones el pronóstico es actualizado según el interés, que puede ser público o privado. Es claro que los pronósticos que contengan información sobre una condición meteorológica severa, serán actualizados muy frecuentemente. En el caso de clientes privados de empresas meteorológicas, pueden necesitar información actualizada para decidir acerca de una actividad específica, por ejemplo la filmación al aire libre de un comercial.


Galería de imágenes

meteorólogo

imprimir